{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé y amamantar también es lo mejor para la madre. Varias organizaciones de referencia, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF o la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Y es que la leche materna se considera un alimento único, es un fluido dinámico, ya que su composición varía según el período de lactancia, la hora del día y la alimentación de la madre.

Después del nacimiento, es importante que pongas, en seguida, a tu bebé en el pecho. Durante las primeras 2 horas hay mayor concentración de adrenalina en sangre, por lo que es el momento ideal para empezar a tomar el pecho (antes de que el bebé se relaje), hay que aprovechar el fuerte instinto de succión que tiene el bebé.

A partir de este momento, estar bien informados como papás de los beneficios de la leche materna, tener voluntad para ello y apoyo y soporte en este período (saber a quién recurrir) son las claves para conseguir una lactancia materna exitosa. Pero, como siempre, hay que respetar la decisión que tome cada familia en cuanto a la alimentación de su recién nacido. Si tienes dudas, te recomendamos que consultes con tu profesional sanitario.

Pero, a muchas madres, sobre todo primerizas, que deciden dar el pecho, les surge alguna que otra duda respecto a este tema. ¡Es totalmente normal! Por ejemplo: ¿cuál es la mejor posición para amamantar? Veámoslo.

Las mejores posiciones para amamantar a tu bebé

Cómo coloco al bebé

Tú y tu bebé debéis estar de frente. Tus hombros deben estar cómodos y relajados.

El bebé tiene que estar bien alineado con el pecho de la madre y, sobre todo, es importante que te fijes en su boquita. Su boca tiene que estar bien abierta, debe tener todo tu pezón más 1-2 cm de tu pecho dentro de su boca, ocupando la mayor parte posible de la areola del pecho, para que la succión sea correcta. Los labios del bebé deben estar enrollados hacia afuera, y su barbilla y nariz cerca de tu piel.

Cómo coloco el pecho

En primer lugar, recuerda que el tamaño de tu pecho no importa para poder amamantar correctamente a tu bebé, ni afecta a la secreción de leche materna. Si en alguna ocasión lo has oído olvídalo, es totalmente falso.

Sostén tu pecho con los dedos de la mano que mejor te vaya según la posición mantenida. Si te duele cuando el bebé succiona, quítalo de tu pecho y empieza de nuevo. Puedes tocar tu pecho con el dedo pulgar y rozar ligeramente el labio inferior de tu bebé con tu pezón, esto favorecerá que tu bebé abra bien su boca.

Lo importante es que el pecho se vacíe bien para evitar posibles complicaciones en las mamas en el período postnatal. Pero puede pasarte que, al inicio, cuando el bebé es todavía muy pequeño, que no te llegue a vaciar del todo un pecho. Por eso, si sólo vacía un pecho, hay que empezar la toma siguiente con el otro pecho. Un buen consejo es que te pongas alguna cosa para recordar qué pecho toca: un brazalete, una goma en el sostén, etc. Algo que te recuerde a ti por qué pecho hay que empezar la toma.

La importancia de la postura

Para tu mayor comodidad y para conseguir un mayor vaciamiento del pecho, es fundamental que vayas cambiando la posición. Puedes amamantar a tu bebé con varias posturas:

  • Acunado. Es la posición más común. Consiste en estar sentada con tu bebé en tu regazo, y la cabeza del bebé está descansando en la parte interior de tu brazo del mismo lado en que vas a dar el pecho. Usa almohadas para dar soporte a la espalda, el brazo y la cabeza del bebé. También puedes usar un banco de pie para ayudarte a elevar las piernas.
  • Acunado cruzado. Similar al acunado normal, excepto que el bebé está apoyado en el brazo y mano opuestos al pecho que está usando para amamantar.
  • Pelota de fútbol. Coloca a tu bebé de forma que sus piernas y su cuerpo queden debajo de tu brazo, con tu mano sosteniendo la base de la cabeza y el cuello (como si estuviera sosteniendo una pelota).
  • Acostado. Acuéstate de lado y coloca al bebé frente a ti, también de costado, con su cabeza cerca del pecho y la boca alineada con tu pezón. También puedes colocar un par de almohadas en la espalda para tener apoyo adicional. Asegúrate que el bebé puede respirar por la nariz sin ningún problema.

En el caso de tener bebés múltiples, es básico ir alternando los pechos, por si uno succiona más cantidad de leche que el otro, y buscar las posiciones que sean más cómodas.

Éstas son las cuatro posiciones principales para amamantar a tu bebé, pero, una vez cojas la práctica, elige una posición que te sea cómoda, es decir, con tu espalda erguida y la posición que mejor os vaya a ti y a tu peque, recordando la importancia de que se vacíe bien tu pecho.

En caso que tengas cualquier duda sobre la lactancia materna, no dudes en hablarlo enseguida con tu médico, pediatra o personal de enfermería de referencia, ellos te sabrán asesorar sobre tu caso y necesidades. ¡Por una lactancia materna feliz!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.