{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Una de las principales preocupaciones de los papás, en referencia al sueño de su pequeño, es la postura con la que acostarle.

Muchos bebés regurgitan los alimentos mientras duermen. Por ello, se ha creído con frecuencia que lo mejor era acostar a los bebés boca abajo. Pero en la actualidad, se recomienda acostar a los bebés preferentemente boca arriba por lo menos durante los 6 primeros meses de vida, ya que facilita la respiración del bebé. Durante esos primeros meses, como todavía es muy pequeñito, no habrá problema en colocarlo, ya que apenas se moverá.

Hacia los 6 meses los peques suelen tener muchas posturas curiosas al dormir, ya que se mueven constantemente, por ejemplo se atraviesan en la cama quedando en posición horizontal e incluso instintivamente buscan tocar los barrotes de la cuna con la cabeza. Esto último puede preocuparos, pero se aconseja cubrir los barrotes con un protector lo suficientemente grueso para que el bebé no se haga daño.

Si vuestro bebé se mueve no tenéis por qué preocuparos, eso quiere decir que ahora tiene la fuerza suficiente para colocarse en la postura que mejor le conviene para dormirse. Si se quiere poner solo boca abajo, sabrá darse la vuelta si le resulta incómodo o molesto.

A la hora de acostar a tu bebé

Además de controlar que vuestro bebé duerma boca arriba es recomendable que  sobretodo al principio toque con sus pies el borde inferior de la cuna y su cuerpito se encuentre cercano a una de las paredes de la misma, ya que con esta práctica le da sensación de protección y lo acerca, aunque sea un poquito, a lo que fue su vida durante el tiempo que estuvo en la barriguita de su mamá.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.