{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Con la llegada del otoño, los pequeñines se van a enfrentar a un nuevo factor para muchos de ellos: la bajada de la temperatura. A medida que avanza el año, el frío cada vez es más evidente y el primer punto a tener en cuenta es abrigar adecuadamente al bebé para evitar los contrastes de la temperatura. De hecho, a finales de septiembre, en octubre y noviembre, hacia el mediodía el clima será más cálido y por las tardes/noches será más frío. Por lo tanto, lo mejor es pasear al bebé en las horas en las que hace la temperatura más agradable o cálida para el bebé. Piensa que de esta manera tendrás que abrigarlo menos y por lo tanto irá menos molesto.

Una de las primeras dudas que suelen tener las mamis es saber cuándo el bebé tiene frío o calor. La primera reacción es tocarle las manitas o incluso, si está sudando, pensar que el bebé puede tener frío, pero cuidado, el bebé es pequeño y su sistema de autorregulación de la temperatura todavía no está desarrollado del todo. Por este motivo, para saber si tu pequeño tiene frío o calor, debes tocarle el cuello o la nuca, ya que son los dos lugares donde la percepción de su estado en relación con la temperatura es más exacta.

Por otro lado, ten en cuenta que una buena alimentación aportará al bebé los alimentos necesarios para que su cuerpecito luche contra los factores ambientales externos. Por ello, debes mantener la ingesta de leche materna o leche artificial y pensar en ir consultando al pediatra, de qué alimentación complementaria puedes ofrecer a tu bebé para que tenga las defensas preparadas para el frío.

No obstante, recuerda que en el caso de que ya esté tomando alimentación complementaria, puedes acostumbrar a tu pequeño a tomar lácteos. Una buena ayuda es la de “Mi Primer Danone”, con este lácteo aportarás a tu pequeño proteínas, minerales y vitaminas imprescindibles para su formación. Ten en cuenta que a los peques les encantan los lácteos y es una buena manera de ayudarles con sus necesidades nutricionales.

Por último, debes tener en cuenta que con la llegada del frío y el viento típicos de esta época del año, la piel del bebé puede resecarse. Por ello, debes tener la precaución de que su piel se mantenga hidratada y protegida.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.