{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

*Según el Estudio Bahía 2009

Antes de empezar a preparar un biberón, es importante lavarse bien las manos con agua y jabón y secarlas con un paño limpio. Primero se introduce el agua y después la leche en polvo, nunca al revés. La mayoría de leches están fabricadas para añadir un cacito de 33 cc de agua por cada medida de leche, pero puede no ser así. Por eso es importante leer bien las instrucciones de la leche de fórmula que hayas escogido para tu bebé, así les darás el aporte nutritivo que necesita. 9 de cada 10 pediatras recomiendan utilizar agua mineral natural en la alimentación de los bebés. El agua Font Vella garantiza siempre una composición equilibrada y no necesita hervirse. Además es baja en sodio, 0% impurezas y colabora con la Asociación Española de Pediatría. Por eso ofrece mayor seguridad.  

Calienta el agua al baño maría o en el microondas. Ten en cuenta que el microondas no calienta por igual todo el biberón, así que es conveniente que lo agites bien antes de continuar el proceso. Puedes comprobar la temperatura derramando unas gotas en el dorso de la mano o en la parte anterior de la muñeca: si apenas se nota, es que está a la temperatura adecuada. Es el momento de añadir el polvo, cerrar el biberón y mezclar bien los ingredientes hasta deshacer todos los grumos.

¿Cómo se prepara?