{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Con la llegada del buen tiempo llegan también con más fuerza los rayos solares. Es un momento estimulante porque la luz natural levanta el ánimo, pero hay que tener cuidado con los rayos ultravioleta. Con unos pequeños consejos, podrás disfrutar del verano con tu pequeño protegiendo sus ojitos de forma efectiva. Así pues, no solo la piel debe ser protegida en verano, también los ojos deben llevar su propia protección.

El primer paso sería que el bebé tuviera unas gafas de sol homologadas que le permitan protegerse de los rayos solares ultravioletas (UV). Para que el pequeñín de la casa se acostumbre, debe ir usándolas desde pequeño, de esta manera conseguirás que siempre las lleve puestas cuando haya sol, por lo que le estarás enseñando un hábito muy saludable. Debes tener en cuenta que sus ojos son muy sensibles a los rayos solares porque su cristalino y la pigmentación de su pantalla protectora no se han desarrollado aún del todo. Por ello las gafas de sol son importantes.

Además, debes tener precaución con las horas de sol que toma el pequeño. Para evitar que le incida tan directamente, puedes buscar lugares con sombras para que juegue y disfrute del buen tiempo del verano. Otro consejo que puede evitar que el sol le de en los ojos es usar gorritos que le den sombra a la cara y a su cabecita. No obstante, lo que de verdad protege la piel que rodea sus ojitos y que además les ayuda a prevenir problemas oculares en la edad adulta son, como recomienda la Asociación Española de Pediatría, unas gafas de sol oscuras.

Así pues, para aprovechar y disfrutar de esta época estival solo debes tener en cuenta las protecciones necesarias para que tu bebé y tú podáis aprovechar el buen tiempo: protección solar, protección para sus ojitos, ofrecerle líquidos para hidratarlo y dejar que el mundo que le rodea le impregne de sensaciones y que se oxigene con aire puro y limpio. Esto será una buena manera de estimularlo pero, además, fortalecerá vuestros lazos afectivos. Disfruta del verano con tu pequeñín, porque cada época de tu bebé es única e irrepetible.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.