{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Evidentemente hay que proteger la piel del bebé siempre, pero sobre todo en verano que es cuando los rayos ultravioletas son más fuertes. Además del cuidado del sol hay que tener en cuenta que la piel del bebé es más delicada y fina que la piel de un adulto y por ello es importante tanto la higiene de las manos de la persona que está a su cuidado como la calidad de todo lo que se le aplique a la piel del bebé. Estos deben ser productos específicos para ellos ya que su piel es muy permeable.

En el caso del sol, para proteger a los niños de los rayos ultravioleta hay cremas solares, pero es importante tener en cuenta que para los menores de seis meses los pediatras no suelen recomendar utilizar cremas solares porque podrían resultar irritantes para su delicada piel. Por lo tanto, la mejor forma de protegerles del sol es evitando que les incida directamente, es decir, hay que evitar las horas de sol más dañinas, buscar sombras, gorritos, sombrillas y sobre todo ponerles ropita ligera para evitar que suden y para que estén frescos.

Proteger la piel del bebé de más de seis meses

Es preciso recordar que los bebés mayores de seis meses sí deben llevar una crema protectora adecuada a su edad, pero aunque estén con la cremita, no se les debe exponer directamente al sol y nunca deben estar bajo los rayos solares sin el gorrito o la sombrilla. Por otro lado, hay otras formas de cuidar la piel del bebé, como por ejemplo mantenerlo hidratado, controlar la temperatura, su alimentación o protegerles de los molestos mosquitos o insectos voladores.

En relación con el tema de mosquitos, no se deben aplicar en la piel del bebé productos repelentes para esos insectos voladores, hay otras formas mucho más prácticas y seguras para el bebé que evitarán que se acerquen los mosquitos o las abejas. Estos son repelentes en forma de pulseras o aparatos de ultrasonidos que se colocan cerca del bebé, pero no a su mano, para evitar que se los pueda llevar a la boca. Uno de los mejores repelentes son las pulseras que dejan un olor característico y muy molesto para estos insectos.

Aunque los consejos para proteger del sol a los niños son publicados constantemente, probablemente no haya mejor consejo que el que da una madre a otra ¿te gustaría compartir cuál es tu forma de proteger la piel de tu bebé?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder