{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Una de las muchas maneras que tienen los peques de expresar su enfado es la rabieta. Lo más importante es enseñarles desde el principio que estas no dan resultado porque no os harán cambiar de opinión. Tenemos que enseñar a los niños que el enfado es un sentimiento normal pero que debemos controlar.

Consejos prácticos para saber reaccionar ante una rabieta

Ante una rabieta es importante mantener la calma y dar ejemplo sin alterarnos y demostrando que no perdemos el control. Por otro lado es muy productivo elogiar al peque cuando consigue dominarse en una situación en la que normalmente habría tenido una mala reacción. Así, podemos enseñarle que esa es la mejor forma de actuar.

Rabietas por frustración o fatiga

A menudo, los niños tienen rabietas cuando se sienten frustrados consigo mismos, están cansados o tienen hambre. En estas ocasiones el peque necesita que sus padres le apoyen y le escuchen para ayudarles a calmarse y afrontar la situación de la manera más sencilla posible. Hablar con él y demostrarle que le entendemos le ayudará a sentirse seguro y replantear la situación. Además acostarle a dormir siempre es una buena opción para que descanse y se relaje para olvidar el problema.

Rabietas para llamar la atención

Los peques muchas veces utilizan las rabietas para salirse con la suya, gimen, lloran, patalean… Es complicado interrumpir una rabieta una vez empieza, pero debemos intentar dejarle espacio para que se calme un poco. Una vez se le haya pasado el enfado y recupere el control, adoptar una actitud amistosa y cariñosa tratando de normalizar las cosas ayudará al peque a darse cuenta de que es necesario que se calme para poderle escuchar. 

Algunas de las rabietas provocadas por el hecho de pedirle que deje de hacer lo que está haciendo pueden evitarse dándole un margen de respuesta avisándole con, por ejemplo, 5 minutos de antelación. De esta forma el peque tendrá tiempo de asimilar lo que debe hacer y no reaccionar negativamente.

Las rabietas son algo normal desde que son bebés y es importante que sepamos transmitirles un mensaje claro al respecto desde el principio. Siempre dando ejemplo tenemos que enseñarles que las rabietas son una forma negativa y poco productiva de solucionar los problemas y estar receptivos siempre para escucharles y entender qué les pasa.
 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.