{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

La cuna y el cochecito del bebé son dos productos necesarios para el peque de la casa. Ambos serán un pequeño espacio donde el bebé pasará gran parte de su tiempo y por ello deben ser de calidad y deben aportar seguridad y comodidad al bebé. Tanto para el cochecito como la cuna existen muchos modelos diferentes en el mercado, solo hace falta encontrar aquél que se ajuste a las necesidades del bebé y de los papás.

Elegir la cuna del bebe

Así pues, la cuna debe ser segura y cómoda. Para ello la cuna debe tener una profundidad de unos 60 centímetros y, además, debe estar fabricada con materiales atóxicos y materiales antiirritantes, es decir, con materiales no contaminantes que respetan la salud del pequeñín, tal y como lo exige la normativa europea.

Otros aspectos que se deben tener en cuenta son: las barandillas, el colchón y el somier.  

Barandillas

hay cunas que son abatibles, esto quiere decir que una de las barandillas se podrá bajar para comodidad de los papás en el cuidado de su bebé. Lo que hay que tener en cuenta es que la barandilla no debe bajar hasta el final, sino que debe quedar a una altura de 20 cm. Además, los barrotes no deben tener un ancho de más de 6,5 cm para evitar que el peque pueda meter la cabecita.

Colchón

El colchón del bebé debe ser cómodo, uniforme y rígido. Puede ser de diferentes materiales, como muelles, látex, fibra natural, fibra sintética, etc. Lo importante es que tenga una funda fácil de lavar. Otro aspecto a tener en cuenta es que el somier y el colchón deben ser de la misma medida para evitar espacios vacíos.  

Somier

Es importante que sea rígido y sólido. El somier ayudará al desarrollo de la estructura ósea del pequeñín. El que más se suele recomendar es el de láminas, ya que deja ventilar bien al cochón y prácticamente no se deforma.

Tipos de cunas

Aparte de las cunas convencionales – las de toda la vida, que se suelen usar hasta los dos añitos aproximadamente – y de las abatibles, existen otros tipos de cunas: las que tienen ruedas, que son prácticas porque pueden moverse con facilidad; las cunas mecedoras, que ayudan a conciliar el sueño del bebé y a tranquilizarlo; y las cunas funcionales, que permiten transformar la cuna en una camita que le puede servir al bebé hasta los seis o siete años.

Qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir el cochecito del bebé

A la  hora de elegir el cochecito para el bebé, puede resultar un tanto abrumador tener que escoger entre tantos modelos. Pienso que lo importante es centrarse primero en las necesidades que se tienen que cubrir y luego se podrá elegir el que más gusta. De entre las necesidades para elegir el cochecito se debe tener en cuenta dónde se vive, el tipo de calles que se van a transitar, si cabrá en el maletero del automóvil, el uso que se le dará en las actividades de los papás, si hay ascensor en la vivienda, los lugares que se frecuentarán con el cochecito, etc. 

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder