{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

A partir de los cuatro meses comienza a formarse en los recién nacidos la primera dentición y es normal que la aparición de su primer diente venga acompañada de alguna molestia e irritabilidad en el pequeño. Aunque los niños no sienten dolor, como tampoco lo hacen cuando se les caen los de leche y aparecen los definitivos, sí se sienten molestos debido a la tensión que se produce en la mandíbula y la ruptura de las encías, que en ocasiones pueden enrojecerse, inflamarse e incluso sangrar.

Su primer diente

El poder de un mordedor

Con la aparición de los primeros dientes es normal que el niño trate de morder cualquier cosa que encuentre, normalmente su manita, intentando calmar la desazón. Hay que dejarle que muerda cosas, siempre que sean objetos seguros con los que no pueda atragantarse. Lo que más le alivia es frotarse las encías así que tener un buen mordedor a mano le calmará mucho. Los rellenos de agua que se meten en el congelador son una buena solución.

Un poco de fruta fresca

En verano las molestias aumentan porque con el calor la encía se dilata. Las frutas frescas son una buena solución cuando se canse del mordedor, además de que le alimentan.  Un trozo de manzana, pera o melocotón bien fresquito y pelado, le mantendrá entretenido y le servirá para limar la piel de la encía y facilitar la salida del diente. Recuerda que el frío ayuda a reducir la inflamación e insensibiliza las encías.

Muchos mimos y distracciones

Acariciarle, cogerle en brazos, darle besos, hacerle cosquillas, etc. Son gestos que ayudan a que el bebé se relaje cuando esté inquieto. Así como distraerle con cualquier juego, porque cuando está entretenido el dolor pasa a un segundo plano.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.