{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Quizás te parezca muy pequeño para disfrutar de una obra, peros si decides llevarle te sorprenderá todo lo que aprende. Las obras para bebés, además de entretenerles, fomentan la atención y la creatividad en los más pequeños. 

La sonrisa iluminada de un bebé no miente. Si balbucea de emoción y agita sus pequeños brazos y piernas, seguro que la obra le está divirtiendo. Los actores que trabajan para el público infantil lo saben. Pero, ¿qué aportan estas funciones a los niños y por qué les encandilan así? Los expertos dicen que además de entretenerles, fomentan su atención y motricidad, les invitan a crear y les familiarizan con las artes escénicas.

Sonidos, imágenes y movimientos

Las obras dirigidas a los pequeños espectadores suelen carecer de argumento en el sentido estricto y se mueven en el ampo de la abstracción. Según explican los expertos, los bebés no necesitan una estructura de principio, nudo y desenlace. Transitan muy cómodamente por el movimiento, la sonoridad de las palabras, las imágenes…

Bajo estos parámetros se suceden historias muy simples, como la de un punto de color negro que, en su devenir, se topa con otro de color rojo. Estas representaciones, casi siempre sin diálogos, invitan a los bebés a jugar, pero también a crear. De alguna manera, se les está transmitiendo que el mundo es algo que se puede transformar, que ellos también pueden modelarlo. 

Cerca de los actores

Por lo general, las representaciones no duran más de treinta o cuarenta y cinco minutos; de lo contrario, los niños podrían cansarse. Acompañados de educadores o padres, los pequeños se suelen sentar en el suelo o sobre cojines, pero siempre cerca de los intérpretes.

Los pequeños responden con gritos y balbuceos a los cambios de luces o música y a cualquier otro momento de la coreografía que les cause sorpresa.  Nunca se limita su capacidad de respuesta.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.