{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Ya sabes lo importante que es que los niños lleven una alimentación sana y equilibrada para ayudarles, entre otras cosas, a mejorar la concentración y la atención en el colegio. El tupper puede ser un gran aliado. Además de controlar lo que comen, es una buena manera para abrir su apetito con alimentos saludables y ricos en nutrientes

Estas son algunas ideas que te ayudarán a que no se dejen nada en el plato.

  1. Juega con los colores y las formas. Si presentas los alimentos con apariencia de estrellas, números, letras…, conseguirás llamar su atención. También puedes emplear tuppers de colores, cubiertos infantiles con dibujos, etcétera.
  2. Enséñales a disfrutar de lo que comen. El secreto para conseguirlo: dedicar tiempo a la preparación y al encuentro en la mesa.
  3. No utilices la comida como premio o castigo.
  4. Deja que colaboren en la cocina. Veréis que es divertido para ellos... y para vosotros.
  5. Crea hábitos, porque es importante que no se salten ninguna comida.
  6. Transmíteles el gusto por los nuevos sabores y alimentos, incluso los más exóticos.
  7. Averigua qué factores (color, olor, textura…) les despiertan el gusto.
  8. Los padres deben dar ejemplo: comer sano y hacer ejercicio.
  9. Si un día rechazan algo o están inapetentes, no les obligues a comer.
  10. Dales tentempiés sanos y ligeros y evita el picoteo y las ‘chuches’ entre comidas.

¿Cómo se prepara?