{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El momento de vestir al bebé, sobre todo cuando es un recién nacido, tiene que ser un momento de intimidad entre la mamá o papá y el peque, en el que se le puede hablar y mimar  desde el cambiador. A los bebés no les suele gustar que les desnuden, porque se sienten inseguros al ser cogidos para cambiarles.

Para evitar esa tensión que siente el bebé al ser vestido y ese estrés al cambiarle mientras está quejoso, podemos seguir algunos trucos que hacen que ese momento sea lo más dulce y tranquilo posible.

Primero de todo, el sitio donde cambiemos al pequeño debe ser silencioso y tranquilo, no debe hacer demasiado calor porque el bebé se sentiría incómodo. La superficie para vestir el bebé debe ser plana y firme pero blanda. Debemos situar al bebé boca arriba y no desatenderle ni un segundo, para evitar que se caiga. Eso quiere decir que tenemos que haber puesto la ropa justo al lado antes de empezar a desvestir al peque.

Debemos ser rápidos al cambiarle para evitarle al máximo cualquier molestia, pero sin ser bruscos. En el momento de ponerle las mangas no debemos tirar de sus brazos, sino pasar nuestra mano por la manga al revés, coger la manita del peque y hacerle atravesar la manga.

Si a pesar de estos consejos ves que tu bebé sigue quejándose, puedes distraerlo con algún tipo de juego: háblale, cántale, juega con sus extremidades, enseñándole que son sus pies y sus manitas… es cuestión de tiempo, cuando se acostumbre asociará el momento de vestirse en algo agradable y en un momento íntimo con su mamá o papá.

Para facilitar el momento del cambio de ropita del bebé, es mejor que nos hagamos con ropa holgada, que le permita moverse y estirarse todo lo que quiera el bebé. Las prendas que se abren por delante serán más fáciles de quitar y poner, además evitaremos girar al bebé en el cambiador. Las cinturas elásticas también nos facilitarán el ponerle sus pantaloncitos, en vez de abrochar botones o cremalleras. También debemos evitar los tejidos sintéticos y ponerle más ropita hecha con tejidos naturales, de algodón, así evitaremos alergias en su delicada piel. 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.