{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los bebés pueden montar en tren, avión o barco, pero el medio más adecuado es el coche, por la autonomía que ofrece.

Primer viaje en coche del bebé

Si es un recién nacido debe ir en un cuco especial que se sujeta al asiento con un arnés. A partir de los dos meses ya puedes elegir entre una amplia gama de sillas portabebés.

Antes del día X y la hora H todo tiene que estar preparado. Anota con tiempo lo que vas a necesitar, desde el termómetro y los antitérmicos aconsejados por su pediatra, hasta las toallitas húmedas, los pañales y el cambiador, sin olvidar el biberón, el agua y ropa de repuesto por si surge algún imprevisto.

Hasta los ocho meses no suelen dar problemas, ya que irán dormidos buena parte del recorrido. Basta con no salir en horas punta ni cuando haga calor.

Si ya han cumplido el año, no olvides abundante munición para entretenerlos, incluidas sus canciones favoritas.

No conduzcas más de dos horas seguidas y haz paradas de unos 15 minutos, tu bebé y tú lo agradeceréis.

Consejos para el avión

Bien pertrechada de juguetes, comida, bebida, ‘chuches’ y mucha paciencia, será más fácil hacer que tus hijos se comporten bien a 30.000 pies de altura.

Viajar en avión no es fácil, hay que pasar horas encerrados con los críos en un espacio reducido, más el tiempo de espera en el aeropuerto, los lloros provocados por la presión y las ganas de moverse sin ningún éxito. Ten en cuenta que viajando con bebés el lloro es prácticamente inevitable.

Además, conviene que sepas que los bebés viajan en brazos de los adultos porque no se paga billete por ellos, pero sí hay que abonar un seguro de vuelo y reciben tarjeta de embarque. Si quedara un asiento libre, no dudes en pedir permiso al personal de vuelo para utilizarlo. Pide también una cuna homologada. Estaréis más cómodos.

Conviene tener a mano un bolso XXL con ‘potitos’, biberones, tentempiés o aquellos productos que estimes más convenientes para calmar su hambre, sed o nerviosismo.

Lleva unos cuantos juguetes. Pero eso sí, comprueba que ocupan poco espacio y no emiten sonidos.

Las maniobras de despegue y aterrizaje producen un zumbido en los oídos que suele provocar llantos en los pequeños; se puede atenuar con el chupete, dando de beber de un biberón o una pajita, mordisqueando galletas o mascando chicle.

Si el vuelo es largo, intenta planificar el trayecto durante la noche, ya que se dormirán fácilmente y tú también podrás descansar. Y no olvides pedir asientos cerca del baño, así importunarás menos a los viajeros que estén a tu lado.

En tren y barco

El tren es el medio de transporte preferido por casi todos los niños y también por los padres. En él se entretienen muchísimo: por la vista panorámica, por la posibilidad de dar un paseíto a la cafetería, porque hay mucho más espacio para moverse y porque tanto los asientos como los lavabos son más grandes. El inconveniente es que se suele tardar más y que hay destinos a los que es imposible llegar por este medio.

En barco se realizan muchos menos viajes y lo normal es que sean cruceros, que tienen animadores, clubes para niños, piscinas, fiestas infantiles y menú especial para ellos. El principal inconveniente son los mareos y que, si nuestros hijos son muy pequeños, hay que andar con mil ojos porque para ellos, en un barco hay muchos obstáculos y peligros.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.