{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Los lazos afectivos que se establecen con los bebés suelen surgir naturalmente entre padres e hijos, sin necesidad de forzar ninguna situación. No obstante, como mamás y papás se podéis fortalecer esos vínculos para darle a vuestro peque la oportunidad de desarrollarse emocionalmente de forma equilibrada y sana. Para ello, la primera forma de establecer un vínculo afectivo con el bebé es, sin lugar a dudas, cuidarle y darle mucho cariño.

Según la Asociación Española de Pediatría, una manera de establecer ese vínculo y fortalecerlo en la primera etapa de la vida del bebé es mediante la lactancia materna. De esta manera le das el mejor alimento posible al bebé y le ayudas emocionalmente al establecer un vínculo afectivo con su mamá. Otra manera de conseguir lazos afectivos en esta etapa es dándole masajes: podéis aprovechar la hora del baño o el cambio del pañal para acariciarlo, masajearlo y llenarlo de sensaciones que reforzarán positivamente ese vínculo afectivo.

A medida que el pequeño va creciendo y pasa a la siguiente etapa de su vida, la interacción se hace más interesante ya que podréis hablarle, cantarle, mirarle a los ojos o incluso contarle cuentos, porque, aunque en ese momento no los entienda, el bebé os escucha, os mira y disfruta de vuestra voz, de vuestro calor y de vuestra compañía. El contacto visual es importante para que el bebé tome seguridad y confianza en sí mismo y en vosotras.
Muchas madres optan por dormir con sus bebés (lo que se denomina colecho). Esta es una opción muy personal, pero que también puede ayudar a fortalecer esos vínculos afectivos. Aunque esta opción es debatida a menudo en el entorno académico y a pie de calle, muchos pediatras la apoyan, como el Dr. Carlos González en su libro “Bésame Mucho”.

Así pues, darle cariño, hacerle reír, sonreírle y verle sonreír, estirarnos a su lado y acariciarlo, contarle cosas, hablarle, mirarle a los ojos, cuidarle,  jugar con él, etc. son algunas de las actividades que podéis realizar con vuestro bebé para fortalecer vuestros vínculos afectivos. Cada mamá tiene sus propios trucos y sus propias vivencias que le han servido para fortalecer ese vínculo con su peque, ¿nos cuentas cuál ha sido el tuyo?

¿Cómo se prepara?