{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los lazos afectivos que se establecen con los bebés suelen surgir naturalmente entre padres e hijos, sin necesidad de forzar ninguna situación. No obstante, como mamás y papás se podéis fortalecer esos vínculos para darle a vuestro peque la oportunidad de desarrollarse emocionalmente de forma equilibrada y sana. Para ello, la primera forma de establecer un vínculo afectivo con el bebé es, sin lugar a dudas, cuidarle y darle mucho cariño.

Según la Asociación Española de Pediatría, una manera de establecer ese vínculo y fortalecerlo en la primera etapa de la vida del bebé es mediante la lactancia materna. De esta manera le das el mejor alimento posible al bebé y le ayudas emocionalmente al establecer un vínculo afectivo con su mamá. Otra manera de conseguir lazos afectivos en esta etapa es dándole masajes: podéis aprovechar la hora del baño o el cambio del pañal para acariciarlo, masajearlo y llenarlo de sensaciones que reforzarán positivamente ese vínculo afectivo.

A medida que el pequeño va creciendo y pasa a la siguiente etapa de su vida, la interacción se hace más interesante ya que podréis hablarle, cantarle, mirarle a los ojos o incluso contarle cuentos, porque, aunque en ese momento no los entienda, el bebé os escucha, os mira y disfruta de vuestra voz, de vuestro calor y de vuestra compañía. El contacto visual es importante para que el bebé tome seguridad y confianza en sí mismo y en vosotras.
Muchas madres optan por dormir con sus bebés (lo que se denomina colecho). Esta es una opción muy personal, pero que también puede ayudar a fortalecer esos vínculos afectivos. Aunque esta opción es debatida a menudo en el entorno académico y a pie de calle, muchos pediatras la apoyan, como el Dr. Carlos González en su libro “Bésame Mucho”.

Así pues, darle cariño, hacerle reír, sonreírle y verle sonreír, estirarnos a su lado y acariciarlo, contarle cosas, hablarle, mirarle a los ojos, cuidarle,  jugar con él, etc. son algunas de las actividades que podéis realizar con vuestro bebé para fortalecer vuestros vínculos afectivos. Cada mamá tiene sus propios trucos y sus propias vivencias que le han servido para fortalecer ese vínculo con su peque, ¿nos cuentas cuál ha sido el tuyo?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.