{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Son invisibles, no pican, no muerden… y, aunque es verdad que los ácaros no presentan ningún problema para la mayoría de las personas, pueden causar alergias sobre todo en otoño y primavera, las estaciones más húmedas. Además, tienen predilección por los colchones y las almohadas, en los que se suelen dar las condiciones idóneas para su desarrollo: oscuridad, humedad (65-80%) y temperaturas altas (por encima de 21 grados).

Normas básicas para luchar contra los ácaros

Estas son algunas medidas que puedes tomar para enfrentarte a ellos y evitar en lo posible su contacto: 

  • Haz limpieza (y que sea minuciosa). Todas las semanas, retira el polvo de los muebles con un paño húmedo (olvídate del plumero, con él sólo conseguirás trasladar los ácaros de un lugar a otro). Para el suelo, las alfombras, las cortinas y la tapicería de los sofás utiliza un aspirador que funcione con agua (no con bolsa) y tenga filtros HEPA (Partículas de Aire de Alta Eficiencia), capaces de atrapar las partículas más finas de polvo que pueden desencadenar síntomas de alergia. Lava la ropa de cama siempre con agua caliente (60 grados).
  • Apuesta por las fundas. Los colchones y las almohadas son el caldo de cultivo ideal para estos agentes microscópicos, así que conviene cubrirlos con fundas antiácaros. Apuesta por los sillones y sofás de cuero y, si están tapizados con tela, aplica periódicamente un espray acaricida.
  • Pinta las paredes. Evita empapelarlas y entelarlas. Utiliza mejor pinturas plásticas, lavables y antialérgicas.
  • ¡Abre las ventanas! Ventila muy bien la casa, todos los días, durante al menos 15 minutos. Es importante que todas las habitaciones sean ventiladas, pero especialmente los dormitorios, y que reciban luz solar, que mata a los ácaros.
  • Cambia los filtros del aire acondicionado. Los sistemas de climatización deben ser cerrados o contar con un filtro de aire que debes renovar cuatro veces al año.
  • Usa un deshumidificador para eliminar el exceso de humedad y prevenir la aparición de moho. Los modelos eléctricos son rápidos, aunque deben estar siempre enchufados; los que funcionan con granulado absorbente son más lentos, pero pueden utilizarse en cualquier lugar, incluso sin corriente eléctrica (armarios, sótanos…).

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.