{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

En muchos hogares resulta imprescindible recortar los gastos domésticos para poder llegar a fin de mes. Si tu objetivo es reducir éstos en un 20% sigue los consejos que te proponemos y empieza a ahorrar.

Determina tus gastos 

Dedica una tarde de sábado o el domingo a hacer sólo o con tu pareja si vivís juntos, una pequeña hoja de Excel (un programa de hoja de cálculo para ordenador) que recoja vuestra situación actual.

Organiza y coloca en la mesa todos los extractos bancarios, tarjetas de crédito y gastos diarios en efectivo. Una vez que lo tengas todo claro, prepara una hoja de cálculo con:

  • Vuestros ingresos anuales (nóminas, devoluciones del IRPF si es el caso, intereses recibidos, etc.)
  • Vuestros gastos, incluyendo todos: alimentación, suministros, seguros, hipoteca/alquiler, coche, etc.).

El objetivo es determinar qué sucede cada mes, y todo debe computarse en este sentido, tanto ingresos como gastos. Esto significa que si un seguro lo pagáis anualmente, hay que dividirlo entre doce meses, para ver a cuánto tocaría al mes. Y lo mismo con las pagas extra: hay que dividirlas para ver de lo que dispondríais de ellas para cada mes.

De esta forma se consigue que jugando con la hoja de Excel lleguéis a un punto de equilibrio entre lo que entra y lo que sale. Una vez que lo sepáis, tomadlo como si fuera un presupuesto e intentad no desviaros de él. Así, si no habrá sorpresas o imprevistos no contemplados y  seréis capaces de ‘cuadrar el mes’ sin problemas.

Además, si te interesa reducir también tu factura de luz y gas quizá te convenga cambiar de compañía.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos de los contratos de electricidad y gas llevan asociado un servicio de mantenimiento, que suele ser anual con pago fraccionado. Esto significa que, si nos cambiamos de compañía, ésta nos puede cobrar lo que nos queda por pagar hasta finalizar el año.

Lo mejor es que, antes de proceder al cambio de compañía, verifiques con precisión las fechas de renovación de este contrato, para solicitar la no renovación.

Tres sencillos pasos para ahorrar

  1. Adapta los bloques de ingresos y gastos a tu realidad y se flexible. Tómalos como una buena guía para ordenar la economía familiar. Convierte esta tarea en un hábito y te resultará muy útil.
  2. No te obsesiones con el recorte de los gastos. Poco a poco hay que ir adaptando el día a día de la familia a la verdadera realidad de una economía doméstica.
  3. Tómate los imprevistos con filosofía. Una avería de la lavadora siempre se producirá en el peor momento. Tenlo en cuenta y busca la complicidad de los tuyos.

Recuerda también que puedes encontrar formas de ahorrar originales para distintos momentos y lugares. Aquí te dejamos algunos consejos para ahorrar en la cocina.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder