{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La temperatura ideal para conservar los alimentos congelados es de -18 ºC o menos. A esta temperatura las bacterias no se reproducen. Es muy importante que no se rompa la cadena del frío desde el momento de la congelación por parte del fabricante hasta que llega a tu casa.

Antes de comprar…

En el supermercado, observa que el termómetro del congelador no suba de -18 ºC y que los alimentos no superen la línea de carga del mismo.

Además, no tienen que tener escarcha. Y en el caso de que sean muchas piezas, como las verduras troceadas, gambas o mejillones sin cáscaras por ejemplo, no tienen que estar pegados unos a otros (a excepción de las espinacas).

Cógelos cuando ya tengas todo lo que deseas comprar y guárdalos en una bolsa térmica para mantener la cadena del frío. Si cuando llegues a casa alguno de los alimentos se ha descongelado, no lo vuelvas a congelar. Cocínalo y entonces sí podrás congelarlo (una vez que se haya enfriado del todo).

Mariscos

En el caso de los mariscos, debemos tener en cuenta que no todos pueden congelarse. El bogavante, por ejemplo, es uno de los que mejor aguanta el congelado, ya que pierde muy poca calidad, y lo mismo pasa con las nécoras.

Sin embargo, otros moluscos como las almejas, las navajas o los exquisitos percebes no soportan bien la congelación, por eso los precios se disparan en fechas señaladas como la Navidad.

Para congelar el marisco primero hay que cocerlo. Después, debe ponerse a enfriar en la nevera antes de pasarlo al congelador.

La mejor manera de proceder al congelado de piezas como nécoras, bogavantes o centollos es envolverlos en un paño húmedo, con las patas hacia arriba, para que los líquidos no se escapen y para que la carne de las patas se aproveche bien. Además, de esta forma te garantizas que no se le rompan las extremidades al congelarse.

Pescados y carnes

Antes de congelar un pescado hay que prepararlo quitándole las escamas, las tripas y la cabeza y antes de meterlo en el congelador conviene secarlo con un trapo o servilleta. ¿Vas a tomar pescado crudo? Congélalo antes durante 48 horas a menos de 18 ºC. Y si vas a descongelar, no lo hagas a temperatura ambiente, sino dentro de la nevera.

La carne es menos complicada. Lo ideal es eliminar primero la grasa, especialmente en el pollo y el cerdo, así como la piel. No utilices las bandejas de espuma poliestireno en las que suelen venderte la carne porque la carne puede sufrir quemaduras por el frío y quedarse más seca y dura.

Verduras y frutas

Las verduras también se conservan mucho mejor cocidas, aunque si no te gustan así entonces puedes o escaldarlas unos minutos en agua hirviendo. Así eliminamos bacterias y detenemos el proceso de deterioro del alimento. Son buenas verduras para congelar las coles, cebollas, pimientos, tomates, espinacas y guisantes. Otras como el calabacín, la berenjena, los espárragos o las patatas no resultan bien.

La fruta no se congela bien por eso es mejor que la reduzcas a zumo. Es necesario pelarla. Una buena opción es congelarla almibarándola. Para ello deberás lavarla y cubrirla con azúcar, unos 250 gramos por kilo.

El momento de descongelación también es muy importante y debe hacerse lentamente, como cuando lo hemos congelado. Es decir, sacaremos la pieza del congelador y la pasaremos al frigorífico antes de ponerla a temperatura ambiente.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.