{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Todo cocinero sabe que la cebolla es un ingrediente que tiene mucha utilidad en el mundo de la gastronomía. Sin ella, muchos platos carecen de gran parte de su sabor ya que es la base o esencia de un sinfín de recetas. Su presencia en la gastronomía es tan evidente que sin ella estos perderían el matiz que aporta.

Presentación de un gran ingrediente

La cebolla es un alimento de bajo contenido calórico y rico en agua (89%), aunque en función de su cocinado, se evaporará parte de la misma y se concentrarán su contenido en hidratos de carbono

El vínculo emocional con la cebolla

Cuando se trata de cortar cebolla todos procuramos, de alguna manera, librarnos de tal labor. Y no es para menos. ¿A quién le gusta la idea de llorar sin razón aparente?

Al empezar a cortar la cebolla el melodrama está montado. Las células de esta verdura se rompen y liberan fluidos, entre los cuales se encuentra ese compuesto que nos hace llorar: Syn-Propanotial-S-óxido. Esta sustancia volátil rica en azufre invade el ambiente y cuando llega a nuestros ojos y mucosas, en combinación con el agua – como sería el de las lágrimas –, se genera una reacción química que tiene como resultado, entre otros, ácido sulfúrico. Es por esa razón que el cuerpo trata de diluir al máximo ese ácido y para ello segrega lágrimas lo más rápido posible.

Te damos un truco que consiste en mojar el cuchillo con agua antes de ponernos manos a la obra. Con esto conseguimos que el syn-propanotial-S-óxido reaccione con el agua que hay en el cuchillo y no con el que hay presente en nuestros ojos evitando así un llanto innecesario.

Trucos para su utilidad en la cocina

A nivel culinario, este interesante bulbo puede usarse tanto en platos fríos como en calientes, y a su vez combinar en infinitas recetas, tanto dulces como saladas, así como adaptarse a tus alternativas más saludables y divertidas.

Cebolla asada

Cocina la cebolla directamente en la parrilla y disfruta de su textura y dulzor junto con algo de carne y otras verduras. Si envuelves la cebolla entera en papel de aluminio y la colocas encima de la parrilla, reducirás el tiempo de cocción a 10 minutos a fuego intenso. Comprueba el punto de cocción pinchándola con un cuchillo.

Aros de cebolla

Cortadas en forma de aro, empanadas y fritas en aceite, este original snack a base de cebolla te ayudará a cubrir tanto aperitivos como guarnición de platos. Usa harina integral y aceite de oliva o girasol ‘alto oleico’ para hacer tu opción más saludable. Si en vez de freírlo asas los aros al horno todavía obtendrás un resultado menos graso y más saludable.

Cebolla caramelizada

Cuece tiras de cebolla con agua hasta que la cebolla se vaya encogiendo y ablandando, para finalmente conseguir el color dorado deseado. No olvides ir añadiendo agua durante el proceso para evitar que la cebolla se queme. Excelente idea, ¡sin necesidad de aceite ni azúcar!

Medias lunas de cebolla

Complementa esas pizzas caseras que prepares en casa con un toque diferencial que potenciará el sabor y mejorará tus pizzas sin duda alguna.

Cebolla sofrita

Si rehogas la cebolla en trozos pequeños con unas gotas de aceite y un poco de caldo vegetal, verás como la base y salsas de tus platos favoritos como pasta, tortillas, risottos, sopas… ganarán una calidad inimaginable.  

Otros trucos curiosos de uso

Por otro lado, puedes remover quemaduras de sartenes, parrillas y otros utensilios de cocina aprovechando las propiedades de este alimento. Todo lo que necesitas es cortar una cebolla por la mitad, pincharla con un tenedor y frotarla sobre los distintos utensilios que quieras limpiar. Luego retira los excesos con un paño húmedo. Conseguirás mantener la grasa, la suciedad y los malos olores a raya.

Además, los elementos de hierro se pueden deteriorar por la acumulación de óxido. Para restaurarlos, frota las hojas de metal de los cuchillos o tijeras oxidadas con una cebolla y después aplícales un poco de grasa. Una vez que las limpies con un paño, la hoja estará libre de óxido. 

Aporta un valor extra a todos tus platos y ¡deja impresionados a todos tus amigos y familiares reinventando el uso de la cebolla!

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder