{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Entre las muchas cualidades y beneficios del yogur está también la de cuidar tu piel por dentro y por fuera. No te pierdas cómo elaborar un fantástico exfoliante para rostro y cuello con Oikos. ¡Una auténtica mascarilla que limpia y elimina impurezas en profundidad!

El otoño se convierte en la mejor época del año para someterse a un peeling, un tratamiento base que tiene como objetivo renovar la piel tras una exfoliación química, actuando desde las capas más superficiales a las más profundas. Pero en lugar de utilizar un producto adquirido en tiendas especializadas, vamos a hacernos un peeling casero con un yogur de Danone.

El motivo es que entre las muchas cualidades y beneficios del yogur está también la de cuidar tu piel por dentro y por fuera. Mientras que la sal nos va a servir para ejercer la labor de exfoliación, que unido a las propiedades exfoliantes y limpiadoras del ácido láctico conforman una mezcla perfecta para dejar la piel impecable.

La palabra peeling significa pelar o decapar. En medicina estética y dermatología se refiere a una técnica que se utiliza para la renovación celular acelerada de la piel. Borrar las manchas, cerrar los poros, eliminar las arrugas y mejorar las cicatrices de acné y las imperfecciones son algunas de sus bondades. Su eficacia depende de la profundidad y del tipo de sustancia que se emplea y el fin es conseguir una piel recién estrenada.

No te pierdas cómo elaborar un fantástico exfoliante para rostro y cuello con yogur griego Oikos. ¡Una auténtica mascarilla que limpia y elimina impurezas en profundidad!

¿Cómo se prepara?