{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Se acerca el gran día, ¿ya lo tenéis todo a punto?

Hace poco os sugerí unos fantásticos menús navideños para impresionar a vuestros invitados y estoy segura que ya estaréis nerviosos, como buenos anfitriones que sois, de celebrar esta gran fiesta familiar. ¡Pero tranquilos! Todo saldrá bien con una buena planificación y mimando cada detalle más allá de la comida. Por eso, me gustaría hablaros de los ingredientes que no pueden faltar en vuestra mesa este día:

  • Ilusión: durante las Navidades nuestros corazones bombean ilusión y ganas por compartir momentos con nuestros seres queridos. Aprovechad cada instante para transmitir las ganas de celebración y regalar besos y abrazos. ¡Expresa tu amor con hechos…no pueden faltar!
  • Sueños. Son días de grandes y buenos deseos para nuestros amigos y familiares. Así que os recomiendo rellenar vuestra Navidad de bondad y aliñarla con alegría y esperanza para el 2012. Es momento para ser positivos y dejar volar la imaginació
  • Magia. Contagiar la magia de la Navidad a todos vuestros allegados es algo que hacemos sin querer: cantando villancicos, invitándoles a comer, decorando el ambiente de luces, escuchando a los niños hablar de Papá Noel y de la esperada carta a los Reyes Magos… ¡Cada momento es único, así que disfrutadlo al 100%! ¡Vívelo y siéntelo como nunca!
  • Que no falte el humor. Después del turrón os propongo jugar todos en familia, en parejas, a juegos de mesa tradicionales o incluso un rato a algún juego más atrevido… ¡Ver jugar a tu hijo con el abuelo a  la consola será una gran experiencia para ambos…y risas aseguradas para todos.

Así que ya sabéis, ¡preparad los ingredientes con amor y seguro que os resultan unas Navidades riquísimas! ¡Ah, y sobre todo no os olvidéis de dar y de recibir amor, que después de tantos días de trabajo toca relajarse y brindar por todo lo vivido y por todo lo que vendrá.

¿Cómo se prepara?