{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los buenos hábitos en la refrigeración de alimentos son básicos. Nuestra nevera no es un armario donde dejar la comida en el primer hueco que veamos. De hecho, es muy importante tener los alimentos bien organizados porque esto garantiza su correcta conservación. Además de una temperatura adecuada (0-5ºC) y de una buena calidad inicial del alimento, una correcta distribución en el frigorífico lo mantendrá en buenas condiciones higiénico-sanitarias hasta su consumo.

Además, para mantener la temperatura constante, es fundamental no dejar la puerta de la nevera abierta durante mucho tiempo, sino abrirla sólo cuando sea necesario y cerrarla lo antes posible.

Qué guardar en cada lugar de la nevera

¿Sabías que, aún así, la temperatura no es la misma en toda la nevera? Si el congelador está abajo, el punto más frío de nuestra nevera será la parte inferior, por eso es allí dónde, algunos modernos frigoríficos combi, tienen los cajones para vegetales (con control de humedad), y para carnes y pescados (temperatura más baja, 0-2ºC aproximadamente). La temperatura en cada parte nos definirá qué orden seguir  en la ubicación de cada uno de los alimentos dentro del  frigorífico:

  • En los estantes superiores y del centro: son el sitio ideal para guardar los cocinados y los productos listos para consumir, como, por ejemplo, embutidos, pasteles o salsas, ya que así se evita que entren en contacto con los productos crudos y se produzca contaminación. También podemos colocar los productos lácteos.

  • En los estantes inferiores: los alimentos más perecederos, como la carne y el pescado, ya que es dónde hay la temperatura más baja. No olvidéis que la forma adecuada de almacenar carne y pescado es en recipientes herméticamente cerrados, y con una rejilla debajo para evitar el contacto con el jugo que pueden desprender. Además, si los productos crudos, como aves, carnes y pescados, están debajo del todo, se evita la contaminación de otros alimentos ya cocinados, con los que no deben entrar en contacto.
  • En la puerta: proporciona una temperatura mayor y menos constante que el fondo de la nevera, así que debemos de evitar poner aquí alimentos perecederos, que perderían antes su calidad. Podemos colocar aquí salsas, mantequillas, mermeladas y otros aderezos. Los huevos es ideal que estén en la puerta, con su recipiente cerrado correspondiente, para evitar contaminación a otros productos.

Organizando la nevera

¡Esto en cuanto al orden! Pero también hay otras consideraciones a tener en cuenta. Por ejemplo:

  • No introducir nunca alimentos calientes en la nevera, esto haría subir la temperatura del electrodoméstico y habría riesgo de contaminación. Además, se produciría un mayor consumo energético del aparato y no funcionaría eficazmente.
  • Del mismo modo, es igual de importante utilizar siempre recipientes herméticos que tapen la comida (o envolverlos), para evitar que pierda sabor y frescura, o que haya mezcla de olores entre alimentos.
  • No sobrecargar la capacidad del frigorífico: tiene que haber espacio suficiente para que circule el aire correctamente en su interior. Si se apilan demasiados alimentos, el aire frío encuentra obstáculos para repartirse por el frigorífico, la temperatura se ve afectada y se puede perder eficiencia. Además de dejar espacio entre ellos, hay que evitar que estén pegados a la pared del fondo de la nevera. 

Si se tienen en cuenta estas normas básicas, nuestra nevera tendrá un rendimiento más eficiente, un consumo más bajo, y los alimentos estarán siempre en perfectas condiciones para su consumo. Cuando se conoce cómo hacerlo, es sencillo, ¿verdad?

Recordad que, una vez hecha la compra en el supermercado y al llegar a casa, es necesario guardar los alimentos recién comprados ordenadamente, detrás de los que ya estaban en la nevera, ya que los tendremos que consumir antes que los recién comprados.

Y, tened presente, que los ordenaremos según la temperatura que necesitan, tal y como hemos visto hoy.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.