{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

A la intemperie en el tráfico, entre el polvo fino y fuertes lluvias. Aplastado debajo de un casco, con los extremos volando al viento… O todo el día en interiores, expuesto al aire seco de casa y el de nuestro lugar de trabajo. Durante la temporada de frío, el cabello se somete a duras condiciones y necesita atención adicional.

Las bajas temperaturas, el viento, el aire acondicionado... El invierno es una estación que puede debilitar el cabello y restarle volumen. Sin embargo algunos consejos sencillos pueden limitar el daño. 

Cuidado con los cambios bruscos de temperatura

Las planchas para el pelo y el agua caliente pueden causarle quemaduras, al igual que el viento y el aire frío.

  • En invierno, trata de no lavar el cabello con agua muy caliente para que no se debilite, es mejor usar agua tibia y enjuagar con un chorro de agua fría, esto cierra las cutículas y hace que el pelo quede más brillante.
  • Limita el uso de los alisadores y las planchas, y evita altas temperaturas en el secador. (Para evitar la deshidratación, recuerda aplicarte un acondicionador sin aclarado después de la ducha).
  • Nunca salgas de casa antes de que el pelo se seque del todo, si no corres el riesgo de que el efecto "congelación" te cause roturas y puntas abiertas.
  • La calefacción central también puede ser perjudicial para el cabello debido al aire tan seco que causa, pero puedes contrarrestarlo con humidificadores o mediante la colocación de cuencos de agua en los radiadores.

Cuida tu melena en carretera

La contaminación puede instalarse en cualquier lugar, incluso en nuestra piel. El pelo absorber los vapores de agua y sustancias nocivas, que lo vuelven opaco y sin brillo.

  • No tengas la tentación de lavar tu melena con demasiada frecuencia, puede causar una sobrecarga de estrés.
  • Procura masajear suavemente el cuero cabelludo para estimular la circulación.
  • Para proteger el cabello de la polución puedes usar un reparador del cabello en seco. Actúa como escudo y evita que las partículas de polvo se depositen en el pelo.
  • Si quieres una melena brillante debes evitar la contaminación del tabaco, que también provoca la pérdida del cabello.

Las alegrías y las penas de que lleva un sombrero

Para proteger el cabello largo de la humedad y las ráfagas de viento, no olvides recogértelo hacia atrás en una cola de caballo o usar un sombrero.

  • Lo importante es que el sombrero no sea demasiado apretado, para que no ralentice la circulación, ni sobre estimule las glándulas sebáceas.
  • Un sombrero hecho de fibras naturales es la mejor opción, ya que permite que la piel respire. Las bufandas también son buenas, siempre y cuando se laven con frecuencia.
  • Si vas a moverte en moto, mantener el cabello ordenado bajo el casco se convierte en un problema. El uso de un pasamontañas de seda evitará el contacto directo con el forro del casco y actuará como un escudo contra los malos olores, el calor del verano y el frío del invierno.

Pelo estático

La electricidad estática, causada por cambios repentinos en la temperatura o la fricción, ponen a prueba la paciencia de cualquiera.

  • Para limitar sus efectos recuerda que debes lavarte el cabello con agua fría al final de la ducha, utilizar un secador de pelo iónico y no frotar el pelo.
  • Evita los cepillos con piezas de metal, elige las realizadas a partir de materiales naturales, y no uses sombreros sintéticos.
  • Una laca ligera te ayudará a mantener el cabello en su sitio.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.