{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

A todos nos interesa que nuestros hijos se alimenten correctamente, ¿verdad? Pero estamos en tiempos de crisis y también es importante ahorrar en nuestro carrito de la compra. ¿Sabéis que es posible ahorrar en nuestra compra mensual sin escatimar en la calidad de los alimentos que llenan nuestra despensa? Hoy os voy a dar unos consejos al respecto, y, ¡tomad nota!, la planificación y organización son las piezas clave a la hora de ahorrar.

Consejos para ahorrar en nuestro carrito de la compra para los peques de la familia

Planifica las comidas que harás a lo largo de la semana: de esta manera podrás hacer la lista de la compra y no adquirir productos que no necesitas y encarecen tu carrito. Además si compras lo que necesitas evitarás acabar tirando comida que ha caducado o se ha estropeado.

Mira las fechas de caducidad antes de comprar: si compras alimentos con más margen de caducidad evitaremos que acaben en la basura por que se hayan estropeado.

Aprovecha las ofertas: packs familiares, 2×1, etc.

Prepara las comidas tú mism@: eso te da más control sobre el precio de los alimentos que cocinas y puedes elegir ingredientes más saludables que los que se incluyen en los platos precocinados.

Utiliza alimentos congelados: son más económicos que los frescos, y a diferencia de lo que se cree, la congelación no afecta su calidad nutricional.  Además al conservarse durante más tiempo tienes más margen a la hora de elegir el momento para cocinarlos sin que lleguen a caducar (y por tanto tengas que desecharlos).

Compra alimentos de temporada: son más baratos ya que nos ahorramos el uso de fertilizantes e invernaderos y mucho más sabrosos.

Potencia la compra de alimentos saludables y baratos: las verduras, la pasta, el arroz o las legumbres son muy económicos y saludables. Las carnes y los pescados suelen ser más caros pero puedes elegir las variedades más económicas y saludables como el conejo, pollo o pavo y las sardinas, caballa, cazón, jurel o unos buenos mejillones. ¡Ah!, y los huevos, una buena y barata fuente de proteínas.

Importantísimo ir a la compra con el estómago lleno: así evitarás caer en la tentación y comprar productos atractivos y suculentos que no necesita.

Así que ya sabéis algunos truquitos para ahorrar sin dejar de lado la calidad y por tanto la salud de nuestros seres queridos.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.