{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Las planchas son geniales para trabajar el pelo y lograr un liso sedoso, pero, a la larga, pueden dañar el cabello dejándolo seco y sin brillo. Nosotras conocemos otros trucos para conseguir resultados perfectos sin poner en peligro el delicado equilibrio de la salud y belleza del cabello, ¡toma nota y consíguelos tú también!

¿El primero? Utilizar productos alisadores en cada paso del cuidado de tu cabello: champús y acondicionadores, mascarillas y cremas sin aclarado, todas ellas diseñadas para ofrecer una fuerte acción hidratante, que acabe con la sequedad que causa el encrespado.

Y es que el origen del encrespamiento es solo uno: la falta de hidratación capilar. El cabello busca humedad y por eso se expande, pero como no la encuentra, empieza a volverse quebradizo y a romperse, lo que le confiere a la melena ese aspecto enmarañado, sin forma y apagado del que queremos huir.

Así que el primer paso es utilizar tratamientos para suavizar la cutícula. Contienen ingredientes hidratantes activos con agentes micro suavizadores especiales, que sellan las escamas de la cutícula y las alisan bloqueando dentro la humedad para mantener el encrespado bajo control durante todo el día.

 

Con el cepillo adecuado, el trabajo está hecho

Secarlo es la tarea más delicada: debe ser exacta, ya que cualquier cantidad residual de humedad crea el encrespamiento. Es mejor evitar el uso del secador en sus temperaturas más altas, pues la fibra capilar se daña y el cabello pierde su brillo.

Para un cepillado profesional necesitas el cepillo correcto: plano, con cerdas naturales alternando con puntas de nylon de diferentes alturas. Así será fácil hacer a un lado la electricidad estática, y desenredar y suavizar en una sola acción.

Para secarlo y alisarlo a la vez debes pasar el cepillo de la raíz a las puntas, siguiendo el movimiento con el secador de pelo, con el accesorio de la boquilla, y dirigir el aire desde la parte superior hacia abajo, para evitar la apertura de las cutícula y la pérdida de brillo del cabello.

Por un cabello que nunca deja de brillar

Fijar tu cabello es un paso esencial para conseguir una suavidad duradera. Solo hace falta un poco de laca o una pequeña cantidad de serum anti-encrespamiento para que el cabello no pese demasiado. Si quieres utilizar una plancha para dar un acabado aún más liso a tu melena, en primer lugar aplica un producto para protegerlo de las altas temperaturas. 

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder