{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Conseguir ahorrar y llegar a fin de mes no es una tarea sencilla. No podemos evitar consumir energía y agua en casa, pero sí podemos hacer que nuestras facturas se vean reducidas en cierto modo. Ahorrar agua te resultará más fácil de lo que creías mediante estos sencillos trucos.

Trucos sencillos para ahorrar agua

Tareas cotidianas como lavar los platos, ducharnos o tirar de la cisterna consumen más litros de agua de los que imaginas. ¿Cómo podemos evitar que se desperdicien? Apunta estos sencillos trucos para ahorrar agua en casa que te ayudarán no solo a ahorrar dinero, también a concienciarte del medio ambiente.

Introduce una botella en la cisterna

¿Sabías que cada vez que tiramos de la cisterna gastamos alrededor de 6 litros de agua? Imagina todo lo que eso supone a lo largo del día. Para intentar ahorrar agua cada vez que vamos al baño, te proponemos este sencillo truco: introduce en el interior de la cisterna una botella grande y llena de agua. El peso de la botella “engañará” a la cisterna, de manera que cuando pulsemos nos ahorraremos el volumen de agua que corresponde al de la botella: aproximadamente un litro y medio por cada pulsación.

Coloca perlizadores en los grifos

Los perlizadores son pequeños dispositivos que se colocan en los extremos de los grifos para disminuir el caudal del agua. Estos accesorios mezclan la salida de agua con aire, lo que provoca que las gotas salgan en forma de perlas, de ahí su nombre. Colocando un perlizador en los grifos conseguiremos ahorrar hasta la mitad del agua que solemos utilizar normalmente. Utilízalo especialmente en el grifo de la cocina, pues es el que más veces abrimos a lo largo del día.

Pon el lavavajillas en vez de fregar a mano

Solemos pensar que el lavavajillas supone un gasto superior de agua y por eso optamos muchas veces por fregar a mano. Pero estamos equivocados: un estudio del Canal de Isabel II determinó que poniendo el lavavajillas se ahorra una media de 30,6 litros de agua al día. Así que, cuando la pila del fregadero esté llena de platos sucios, recuerda que es mejor meterlos al lavavajillas. Eso sí, opta por los lavavajillas de tipo A, que permiten un lavado ecológico y ponlo en funcionamiento solo cuando esté completamente lleno.

Coloca cuencos en el fregadero para recoger el agua

Si no disponemos de un lavavajillas en casa o simplemente preferimos lavar a mano porque no solemos ensuciar demasiados cubiertos, te proponemos un truco que te ayudará a ahorrar agua. Coloca un cuenco o barreño pequeño en el fregadero de manera que, cuando friegues los platos, el agua se deposite dentro del recipiente. De esta manera podremos recoger agua y reutilizarla para otras tareas del hogar, como regar las plantas o reponer la cisterna.

Cierra la llave de paso

Obviamente, no debemos cerrarla del todo puesto que cortaremos el suministro de agua. Pero si cerramos levemente la llave de paso conseguiremos reducir parte del caudal, algo que nos ayudará a ahorrar agua diariamente. Recuerda también dejar cerrada la llave de paso cada vez que te vayas de viaje, de esta manera evitarás posibles fugas innecesarias.

Opta por darte una ducha en vez de un baño

La capacidad media de una bañera convencional ronda los 150-200 litros de agua. ¡Imagina qué desperdicio supone llenarla entera! Aunque darnos un baño nos resulte placentero y relajante, debemos ser conscientes del gran gasto de agua que supone. Para ahorrarla, procura simplemente ducharte, acordándote de cerrar el grifo cada vez que te enjabones.

Riega las plantas manualmente

Si tienes un jardín de proporciones medias, probablemente no sea necesario instalar un sistema de riego automático. Estos sistemas derrochan más agua de lo que lo haría el riego manual. Así que, si tienes tiempo, utiliza el método tradicional: ¡hazte con una regadera! Un consejo útil: si cueces verdura, pasta o arroz, reserva el agua que sobre tras la cocción y utilízala para regar las plantas. ¡Seguro que tu bolsillo lo nota!

Como ves, todos estos consejos son de lo más sencillos, ninguno exige una gran inversión a recuperar y, con cada uno de ellos, pones un grano de arena que te permite ahorrar agua. El planeta y tu bolsillo saldrán beneficiados.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.