{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Cuando llega el calor, tener un aparato de aire acondicionado en casa es una bendición pero también supone un gasto extra en electricidad. De nosotros dependerá que nuestra factura de la luz no se dispare durante estos meses. Con una serie de sencillos hábitos podremos estar en casa frescos sin llegar a pagar demasiado.

Lo primero que nos recomiendan hacer las asociaciones de consumidores es evitar la entrada de aire caliente durante el día. Hay que cerrar ventanas y bajar persianas y toldos que se vean expuestos al sol. Al caer la tarde es cuando podemos abrir, refrescar y encender entonces el aire acondicionado.

No derroches energía

Al igual que en invierno no estamos en casa en manga corta, en verano tampoco debemos estar con chaqueta. Ajusta la temperatura entre 24 y 25 ºC y será suficiente para combatir el calor.  Normalmente, lo ideal es estar unos 5 o 7 ºC por debajo de la temperatura del exterior.

Si aún no has comprado tu equipo de aire acondicionado, te conviene saber que  adquiriendo un equipo de climatización eficiente se llega a ahorrar hasta un 60% en electricidad. Comprueba su tarjeta energética así como las subvenciones que ofrecen algunas Comunidades Autónomas para los de clase A, los más eficientes y sostenibles.

Y además

Orienta el flujo de aire hacia arriba, nunca directo a las personas.

Programa la temperatura y la hora a la que debe ponerse en marcha y apagarse.

Evita que esté en marcha cuando no hay nadie en la habitación.

No pongas nada delante de la salida de aire.

Cuando vayas a dormir, utiliza el modo noche para evitar derrochar energía.

Limpia los filtros una vez al año para eliminar polvo, polen y fibras.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder