{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Prepárate por dentro y por fuera para que el frío no te pille desprevenido. Te enseñamos a ayudar a tus defensas.

Cómo ayudar a tus defensas

Sé positivo

En nuestra protección convergen 3 sistemas: el defensivo (inmunológico), el endocrino y el nervioso. Se ha demostrado que cuando una persona sufre cierta disfunción o trauma emocional, ese hecho que sólo debería repercutir en el sistema nervioso central la hace, sin embargo, más sensible. Y, a la inversa, tener una visión positiva de la vida, ser optimista, agradable, esforzarse por superarse... puede ayudar.

Vigila tu peso

La obesidad y el sobrepeso son un factor de riesgo El sobrepeso puede alterar el funcionamiento de la insulina, la hormona encargada de facilitar energía a las células para que no se debiliten. Cuida tu alimentación: no abuses de las grasas ni los azúcares; mantén una buena alimentación que incluya 5 piezas de verdura y fruta diarias..

Mantente hidratado

Bebe de 1,5 a 2,5 litros de agua . Resulta clave mantener una buena hidratación. Bebe 8 vasos de líquido al día (puedes ayudarte con infusiones, tes, refrescos light, zumos naturales...).

Ayuda a tu flora intestinal

Te recomendamos ayudar a tu flora intestinal.. ¿Una forma de cuidarla?. Toma por ejemplo yogur, kéfir, leche fermentada, derivados de la soja, espárragos, plátanos, etc.

Duerme 8 horas diarias

Según un estudio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), dormir 7-8 horas al día mejora la respuesta del sistema inmunológico, ya que gran parte de las células defensivas se generan durante el sueño.

Toma más Vitamina C

Búscala en las verduras. Una alimentación variada debe contener una buena dosis de vegetales, los grandes olvidados al aconsejar tomar vitamina C natural. Unas espinacas frescas son más ricas en vitamina C que las naranjas e incluso que los kiwis (más ricos en ella.

Que no te falte el hierro

Se encuentra por ejemplo en carnes rojas, aves, pescados, judías, lentejas, panes integrales, yemas de huevo y verduras verdes. Su función más importante es que participa en la respiración; es el encargado de transportar el oxígeno y el dióxido de carbono. Es un elemento muy activo en la formación de energía para todas las células, una función muy importante que hay que proteger.

Además de estos 7 consejos te recomendamos tomar un Actimel al día, un producto pensado para ayudar a tus defensas. Además, contiene vitaminas D y B6 que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Su consumo prolongado es beneficioso para la salud y te ayudará a estar preparado para plantarle cara al invierno.

¿Cómo se prepara?