{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Prepárate por dentro y por fuera para que el frío no te pille desprevenido. Te enseñamos a ayudar a tus defensas.

Cómo ayudar a tus defensas

Sé positivo

En nuestra protección convergen 3 sistemas: el defensivo (inmunológico), el endocrino y el nervioso. Se ha demostrado que cuando una persona sufre cierta disfunción o trauma emocional, ese hecho que sólo debería repercutir en el sistema nervioso central la hace, sin embargo, más sensible. Y, a la inversa, tener una visión positiva de la vida, ser optimista, agradable, esforzarse por superarse... puede ayudar.

Vigila tu peso

La obesidad y el sobrepeso son un factor de riesgo El sobrepeso puede alterar el funcionamiento de la insulina, la hormona encargada de facilitar energía a las células para que no se debiliten. Cuida tu alimentación: no abuses de las grasas ni los azúcares; mantén una buena alimentación que incluya 5 piezas de verdura y fruta diarias..

Mantente hidratado

Bebe de 1,5 a 2,5 litros de agua . Resulta clave mantener una buena hidratación. Bebe 8 vasos de líquido al día (puedes ayudarte con infusiones, tes, refrescos light, zumos naturales...).

Ayuda a tu flora intestinal

Te recomendamos ayudar a tu flora intestinal.. ¿Una forma de cuidarla?. Toma por ejemplo yogur, kéfir, leche fermentada, derivados de la soja, espárragos, plátanos, etc.

Duerme 8 horas diarias

Según un estudio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), dormir 7-8 horas al día mejora la respuesta del sistema inmunológico, ya que gran parte de las células defensivas se generan durante el sueño.

Toma más Vitamina C

Búscala en las verduras. Una alimentación variada debe contener una buena dosis de vegetales, los grandes olvidados al aconsejar tomar vitamina C natural. Unas espinacas frescas son más ricas en vitamina C que las naranjas e incluso que los kiwis (más ricos en ella.

Que no te falte el hierro

Se encuentra por ejemplo en carnes rojas, aves, pescados, judías, lentejas, panes integrales, yemas de huevo y verduras verdes. Su función más importante es que participa en la respiración; es el encargado de transportar el oxígeno y el dióxido de carbono. Es un elemento muy activo en la formación de energía para todas las células, una función muy importante que hay que proteger.

Además de estos 7 consejos te recomendamos tomar un Actimel al día, un producto pensado para ayudar a tus defensas. Además, contiene vitaminas D y B6 que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Su consumo prolongado es beneficioso para la salud y te ayudará a estar preparado para plantarle cara al invierno.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.