{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Sí, vamos a hablar de los bonitatos pero, en primer lugar, ¿por qué es importante consumir productos de temporada? Durante el otoño los cambios de temperatura se hacen más evidentes, el fin del verano nos obliga a hacer frente de nuevo a nuestro ritmo de vida cotidiano y, además, poco a poco nos tendremos que ir preparando para la llegada del frío y del invierno.

Por todo ello es necesario que la dieta nos aporte energía suficiente y los nutrientes que son especialmente necesarios en esta época del año. De ahí la importancia de conocer cuáles son los productos de temporada. Comer en armonía con la naturaleza nos ayuda a alimentarnos mejor, sentirnos más fuertes para hacer frente a los cambios estacionales, disfrutar de las frutas y las verduras en su mejor época y respetar el ciclo natural de producción de la naturaleza. Además, al haber más oferta en los productos, sus precios también son más económicos. ¡Todo son ventajas!

Y, ¿ya sabéis cuáles son los alimentos de temporada del otoño? Ahora podemos disfrutar del mejor olor, sabor y textura de alimentos como: caqui, mandarina, membrillo, granada, castaña, piñones, calabaza, coliflor, setas, espinacas, puerro, berenjena, calabacín, patata, pimiento, etc.  También, por supuesto, es época de boniatos. ¡Veámoslos!

El boniato, también conocido como patata dulce, batata o camote, según la región, es un tubérculo, como la patata. Por lo tanto, en su composición nutricional predominan los hidratos de carbono, aunque con un contenido energético algo mayor que el de la patata. También destaca su contenido en betacarotenos, vitamina E, vitamina C, ácido fólico, sodio y potasio. Es decir, su aporte en vitaminas y minerales es muy completo.

Todas estas particularidades nutritivas favorecen el hecho de que el boniato sea muy adecuado para niños y para personas que tienen unas necesidades energéticas elevadas, como los deportistas o los estudiantes.  

Su aspecto también es, de hecho, muy similar al de la patata, pero con una piel más gruesa y una forma más alargada. Precisamente en la piel es importante que nos fijemos a la hora de comprarlo. Al adquirir boniatos, lo mejor es elegir aquellos que presenten un aspecto firme, porque su piel es muy frágil. Una vez en casa, el boniato debe almacenarse en un lugar fresco y seco.

El boniato siempre se consume cocinado, ya que crudo es indigesto. Una vez cocinado, sí que se puede mantener en la nevera durante una semana, más o menos, pero no se recomienda guardarlo crudo en el frigorífico.

Cocinar con boniatos

Sabiendo ya todo esto, ¿y qué podemos cocinar con boniato?

Es verdad que, por su dulce sabor, el boniato se emplea fundamentalmente como postre o en la elaboración de postres. También es muy común usarlo como sustituto de la patata, sobre todo en preparaciones fritas, pero también en otras recetas, ofreciéndonos así muchas posibilidades.

Efectivamente, el boniato se puede ingerir troceado y frito, como si de unas patatas fritas se tratase, sirviendo así de guarnición en cualquier plato. Además de frito, se puede preparar salteado, cocido o hervido. El boniato también puede usarse asado al horno, como guarnición de platos de carne, de cerdo o de aves, pero también en purés o cremas.

Para terminar con algún ejemplo, en este post vimos 5 platos de cuchara para entrar en calor, entre otros, una sopa de boniato.

¡Disfrutad de este tubérculo ahora que está en su mejor temporada!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.