{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El colesterol es una sustancia grasa compuesta por lípidos que se encuentra en nuestro organismo. Aunque solemos asociar este término a algo negativo, lo cierto es que el colesterol es necesario para producir ciertas hormonas, como el estrógeno o la testosterona, y para proteger nuestras células formando una membrana a su alrededor. Sin embargo, tenemos que estar pendiente de sus niveles ya que tener el colesterol alto o bajo puede significar una causa de riesgo de enfermedades del corazón. ¿Sabes cómo actuar en cada caso?

Colesterol alto

En este caso nos estamos refiriendo a los niveles de colesterol LDL, aquel al que denominamos colesterol malo. Se trata de una Lipoproteína de Baja Densidad que se encarga de transportar el nuevo colesterol desde el hígado hasta las células del organismo.

Un alto nivel de este tipo de colesterol malo se produce cuando se superan los 160 mg/dl en sangre. Lo ideal es que el nivel de colesterol LDL se sitúe entre los 70-100 mg/dl.

¿Qué podemos hacer para reducir el colesterol alto?

Aunque la solución más acertada para conseguirlo la tiene nuestro médico, nosotros podemos llevar a cabo ciertos cambios y hábitos de vida más saludables que nos pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol alto:

  • Evitar los alimentos con alto contenido en grasas y procesados.
  • Disminuir el consumo de sal en las comidas y asegurarnos de que si la tomamos sea yodada y no sobrepase los  5 mg al día, que es lo que recomienda la OMS.
  • Reducir la ingesta de azúcares refinados, especialmente los que se encuentran en la bollería industrial.
  • Evitar ciertos hábitos perjudiciales, como el consumo de alcohol y tabaco.
  • Procurar alejarnos del estrés.

Colesterol bajo

El colesterol bajo hace referencia al tipo de colesterol HDL que, al contrario que en el caso anterior, denominamos bueno gracias a la función que cumple. Se trata de una Lipoproteína de Alta Intensidad que se encarga de transportar el exceso de colesterol desde los tejidos hasta el hígado, donde se metaboliza y después se expulsa del organismo. Una de sus principales características es que ayuda al buen mantenimiento de las paredes internas de las venas, evitando sus obstrucciones y favoreciendo la correcta circulación sanguínea.

Lo ideal es mantener este tipo de colesterol alto, concretamente por encima de los 35 mg/dl en hombres y superior a los 40 mg/dl en mujeres. Lo niveles inferiores a esta cantidades revelan una carencia, es entonces cuando decimos que tenemos el colesterol bajo.

¿Qué podemos hacer para aumentar el colesterol bajo?

Para aumentar los niveles de colesterol HDL podemos llevar a cabo ciertas medidas, sobre todo relacionadas con una buena alimentación:

  • Incluir en nuestro menú frutas, verduras, legumbres, carnes magras y alimentos ricos en fibra. Una alimentación variada y equilibrada es la clave para aumentar los niveles de colesterol.
  • Introducir el pescado azul en nuestra dieta y tomarlo al menos tres veces por semana. Dentro de este tipo de pescado se incluye el atún, el salmón, la caballa, las sardinas, las anchoas, el besugo o el bacalao. Todos ellos contienen un nutriente esencial: ácidos grasos omega 3, grasas poliinsaturadas que ayudan a mantener los niveles normales de colesterol.
  • Practicar ejercicio con regularidad: mantenernos alejados del sedentarismo es muy importante para nuestra salud cardiovascular. Procura caminar al menos treinta minutos al día para conseguirlo. Por otra parte, los deportes aeróbicos como la natación, el running o el ciclismo también pueden ayudarnos a aumentar el buen colesterol y mantener una buena presión arterial.

Danacol, con esteroles vegetales, reduce el colesterol entre 7 y 10% de 2 a 3 semanas con una ingesta diaria de 1,5 a 2,4 g de fitoesteroles. No está destinado a personas que no necesitan controlar su colesterolemia. No recomendado a mujeres durante el embarazo, lactancia ni a menores de 5 años. Consumo máximo de esteroles vegetales 3g/día. Mantenga una dieta saludable con frutas y verduras. Si toma medicación consulte a su médico

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.