{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Sabemos que hay que controlarlo y que hay uno al que llaman bueno y otro al que llaman malo, pero no estamos seguros del porqué. Hoy intentaremos arrojar un poco de luz sobre los múltiples nombres que oímos cuando hablamos de colesterol.

Para el correcto funcionamiento del organismo, el cuerpo humano produce una serie de grasas específicas. Una de estas sustancias es el colesterol; un lípido que se produce en nuestro hígado y que también obtenemos a través de nuestra dieta. Es una grasa necesaria para el correcto funcionamiento del organismo y se transporta en la sangre a través de unas moléculas llamadas lipoproteínas. Dependiendo del tipo de lipoproteína será colesterol HDL o LDL.

Tipos de colesterol

En situación normal, tenemos la cantidad necesaria de cada tipo de colesterol para que realice sus funciones y éste circula por las arterias libremente. Cuando el nivel en sangre es excesivo debemos tomar precauciones.

El colesterol HDL son las lipoproteínas de alta densidad (por sus siglas en inglés) que se encargan de recoger el colesterol LDL sobrante y lo expulsan del cuerpo a través del hígado. Tenemos que evitar que en el cuerpo haya más cantidad de colesterol del necesario, ya que entonces el colesterol HDL no podrá eliminarlo todo. Es por este motivo que el colesterol HDL es considerado el "bueno" y el LDL el “malo”. 

Si quires saber más sobre los distintos tipos de colesterol haz clic en este enlace

¿Cómo se prepara?