{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Las interrupciones del sueño, la dificultad para conciliarlo y sufrir despertares tempranos son sus causas principales. ¿Cómo duermes tú? Te damos soluciones.

Descansar es necesario

De hecho, es todo un seguro de vida. Dormir bien protege el sistema inmunológico, consolida la memoria y es imprescindible para estar vital y tener energía. Para relajar el cuerpo y la mente, es imprescindible conseguir dormir y que el descanso sea reparador. Para ello, cena de forma ligera dos horas antes de dormir (olvídate del chocolate, el café y demás); ventila la habitación (la temperatura ideal oscila de 19 a 23 grados); aleja de ella el wifi, la televisión y los cables  (generan energía y perturban ensueño); haz deporte cada día (facilita la secreción de serotonina, con lo que te relajarás y te sentirás mejor); y si no consigues conciliar el sueño, levántate de la cama y date un paseo para relajarte.

Sigue una rutina

No te vayas a la cama estando aún activa. Evita ruidos, deja de ver la tele, apaga la música… una hora antes, como mínimo, de dormir. Así darás tiempo al organismo a que se relaje por sí mismo y prepare su descanso. Hacerlo todos los días, hará que aprenda que debe desconectar. Procura también acostarte y levantarte a la misma hora cada día. 

Una ayuda extra

Practicar de 5 a 10 minutos de meditación o realizar respiraciones profundas antes de acostarte. Puedes tomar también una infusión relajante. En cualquier caso, consulta con tu médico.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.