{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Para gozar de una buena salud es necesario que nuestro sistema inmune esté en buen estado.

Sobre el sistema inmunitario

El sistema inmune, o inmunitario, son varias barreras que protegen al organismo frente a las posibles entradas de agentes no deseados. Entre ellas, encontramos barreras físicas, como la piel o las mucosas, y barreras químicas, como el sudor o las lágrimas. Nuestro intestino desempeña funciones básicas en el organismo, pero, además, ejerce una importantísima acción defensiva. Principalmente, el colon (una parte del intestino grueso) alberga una enorme cantidad de microorganismos, que componen la microflora intestinal.

Si llevamos unos buenos hábitos alimentarios y un estilo de vida saludable será fácil aportar a nuestras defensas los nutrientes necesarios, y en las cantidades adecuadas, y, por tanto, mantener un buen estado de salud.

Factores que debilitan el sistema inmune

Pero existen una serie de factores que hacen que nuestro sistema inmune se debilite: el sedentarismo, la falta de sueño, el tabaco, los estimulantes (como una gran dosis de café, por ejemplo), el estrés y la ansiedad, el frío, la falta de luz solar o una dieta desequilibrada. Además, nuestras defensas se enfrentan a lo largo del día a múltiples situaciones que pueden ponerlas a prueba, como el trabajo, las tareas de casa y los intentos por llegar a todo.

¿Cuáles serán las claves de la dieta para evitarlo?

Los alimentos nos aportan los nutrientes necesarios para que nuestras defensas estén activas. Por ejemplo, son de vital importancia, para la salud de nuestro sistema inmune,ciertas vitaminas, minerales, antioxidantes, enzimas, fibra, algunos aminoácidos (componentes de las proteínas) y ácidos grasos esenciales. Y es que hay ciertos nutrientes que están relacionados con un funcionamiento normal del sistema de defensas, como son las vitaminas A, C, B12, B9 y B6, y minerales como el cobre, el hierro, el selenio o el zinc. Además de otros nutrientes como la vitamina E o el resto de las del grupo B.

¡Es muy sencillo! De hecho, una dieta variada aporta todos los nutrientes necesarios para las defensas.

Efectivamente, siguiendo una dieta equilibrada y variada, y teniendo en cuenta algunos consejos, que nos ayuden al aporte de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, ayudaremos al buen estado de nuestras defensas. Por ejemplo:

  • Tomar abundante fruta y verdura (5 raciones al día): escogiendo, preferiblemente, las hortalizas y frutas frescas, según cada estación del año para que sean de temporada. Se recomienda que estén presentes en cada comida principal y priorizar las crudas o con cocciones cortas para evitar grandes pérdidas de vitaminas. Es fundamental que, en nuestra dieta diaria, sean abundantes los alimentos de origen vegetal.
  • Consumir cereales integrales: escoger la pasta, el arroz, el pan, en sus versiones integrales.
  • Incluir las legumbres de 2 a 4 veces por semana.
  • Tomar 1 puñado de frutos secos cada día.
  • Optar por el aceite de oliva, tanto para cocinar como para aliñar nuestros platos.
  • Consumir semanalmente pescado azul.

Además, no nos olvidemos de la actividad física y de mantener una buena hidratación. Si no tenemos mucha sed, en la temporada de otoño-invierno podemos optar por los caldos de verduras o las infusiones.

Si queréis más información, aquí tenéis 7 consejos para ayudar a las defensas.

Cuidar nuestro intestino y mantenerlo en buen estado nos ayudará a gozar de un mejor estado de salud. ¡Y a disfrutar de la vida!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.