{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Existen muchísimas dietas diferentes para cada estilo de vida, pero casi todas comparten una regla: la de evitar los alimentos procesados y en su lugar consumir productos naturales y saludables, así como aperitivos sanos. A continuación hemos recopilado algunas de las dietas más conocidas para analizar sus particularidades.

La dieta crudívora, basada en frutas, verduras, semillas y frutos secos

Una dieta crudívora es una manera de consumir alimentos saludables que se basa en la idea de que el calor destruye muchos de sus nutrientes. Esta dieta existe desde principios del siglo XIX, pero ha vuelto a experimentar un auge en los últimos años.

Los alimentos suelen ser vegetales, no se cocinan y no están procesados. Algunos de los adeptos de esta dieta también consumen huevos crudos y lácteos, o incluso pescado crudo. Como parte de sus beneficios, esta dieta aporta una gran cantidad de nutrientes y de fibra, además de ser adecuada para perder peso. Aun así, muchos nutricionistas consideran que la mayoría de las dietas crudívoras aportan niveles demasiado bajos de calorías y una ingesta insuficiente de proteínas y de algunas vitaminas y minerales1.

La paleodieta: como los hombres de las cavernas

La paleodieta se basa en consumir únicamente aquellos alimentos que se podían conseguir en el Paleolítico, por lo que sus pilares son la fruta, la verdura, la carne magra, los frutos secos, las semillas y las grasas saludables como el aceite de coco. Todos estos alimentos no pueden estar procesados, y se excluyen totalmente los productos lácteos, los cereales, el azúcar y el alcohol2.

Las ventajas que presenta es que, siguiendo esta dieta, tenemos más probabilidades de ingerir alimentos saludables, de aprovechar al máximo los nutrientes de los vegetables y de tener una sensación de saciedad más prolongada por la ingesta de grandes cantidades de proteínas. También nos brindará más posibilidades de perder peso al limitarnos los alimentos permitidos.

Pero también tiene sus inconvenientes, y es que puede resultar cara y además la falta de cereales y de productos lácteos puede provocar unos niveles de energía bajos3.

La dieta mediterránea, inspirada por el sol

La dieta mediterránea no es una moda, sino que no es más que lo que se consume en los países bañados por el Mediterráneo.

Aunque cada país tiene sus propias particularidades, las bases comunes de la dieta incluyen muchos alimentos frescos y verduras, pescado y cereales integrales, aceite de oliva en lugar de mantequilla, y hasta un vaso de vino en las comidas. En el Mediterráneo se estila el uso de hierbas aromáticas y de especias como sustitutos de la sal para condimentar las comidas, se limita el consumo de carne roja y de grasas, se ingieren lácteos bajos en grasas y se practica mucho ejercicio.

Son varios los estudios que han identificado muchos de sus beneficios, entre los que se encuentra un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y determinados tipos de cáncer. Y lo mejor de todo es que es una dieta muy fácil de seguir con una oferta variadísima4.

La dieta del chocolate y el vino tinto: ¿demasiado buena para ser verdad?

La dieta Sirtfood está pensada para perder peso y se basa en consumir algunos de los mejores alimentos que nos ofrece la naturaleza. La teoría dice que ingerir los alimentos recomendados por esta dieta (entre los que se encuentra el chocolate negro y el vino tinto, así como las manzanas, los cítricos y el kale) activa las sirtuinas del organismo, unas proteínas que se cree que impiden que las células mueran cuando se encuentran en una situación de estrés.

Se afirma que, de esta manera, se puede regular el metabolismo e incluso ralentizar el proceso de envejecimiento. La dieta Sirtfood es baja en calorías y puede resultar poco viable a largo plazo; la mayoría de los nutricionistas recomiendan seguir una dieta más equilibrada5.

La dieta 5:2: come todo lo que quieras... ¡pero no cada día!

A pesar de que la dieta 5:2 tiene adeptos entre los que buscan adelgazar, también hay quienes la han adoptado como parte de su rutina normal. La dieta nos permite comer lo que queramos manteniendo nuestro peso estable, eso sí, la mayoría del tiempo.

La idea es comer «normal» (es decir, ingerir unas 2000 calorías al día) durante 5 días de la semana, y durante los 2 días restantes hay que seguir una dieta de ayuno con una ingesta de 500 calorías. En los días de ayuno, tenemos que consumir más bien tentempiés sanos y no tanto comidas completas. Hay muchos libros de recetas y páginas web repletos de ideas para los días de ayuno, así que podremos seguir disfrutando de recetas sorprendentemente deliciosas. Una de sus mayores ventajas es que nos permite seguir una dieta normal, natural y equilibrada según nos convenga6.

Como ves, las dietas naturales se basan en gran medida en el sentido común. Intenta no obsesionarte demasiado con seguir una dieta en particular: es mucho mejor que escojas los alimentos con los que más disfrutes y que priorices siempre los alimentos frescos, sin procesar y con todo su sabor natural. ¡Seguro que así no te equivocas!

El yogur, una opción sana e ideal para picar

El yogur natural es un producto muy sencillo compuesto por leche y cultivos de bacterias que casa prácticamente con cualquier dieta y que hace milenios que se consume en todo el mundo. Consumir un yogur al día es una manera muy fácil de cubrir parte de nuestras necesidades de calcio. Y no solo eso: si tienes dificultades para digerir la lactosa, los microorganismos vivos presentes en el yogur te ayudarán a digerirla7, por no hablar de que su sabor delicioso y ligero y de toda su variedad de texturas.

Fuentes:

1 https://authoritynutrition.com/raw-food-diet/
http://robbwolf.com/what-is-the-paleo-diet/
3 http://share.upmc.com/2016/04/pros-cons-paleo-diet/
http://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/mediterranean-diet/art-20047801?pg=1
5 https://www.bbcgoodfood.com/howto/guide/what-sirtfood-diet
6 https://www.bbcgoodfood.com/howto/guide/what-52-diet
7 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24695892

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.