{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

También ahora que toca volver a los hábitos alimentarios, tenemos que organizar de nuevo las comidas de toda la familia. ¿Cómo? Pues vamos a recordar las pautas más importantes. En primer lugar, no olvidemos la importancia de hacer 5 comidas repartidas a lo largo del día:

  • Media mañana
  • Comida
  • Merienda
  • Cena

Si nuestros peques se quedan a comer en el comedor escolar, seguramente tendremos sus menús en casa y nos plantearemos: y ahora,¿cómo puedo equilibrar los menús escolares con las cenas en casa?

La comida del mediodía suele proporcionar el aporte de energía y nutrientes más elevado, pero es recomendable que se complemente equilibradamente con la cena.

Aunque la cena sea algo más ligera, ambas ingestas deben de estar compuestas por los mismos grupos de alimentos: verduras u hortalizas, un aporte de hidratos de carbono complejos (arroz, pasta, patatas, pan u otro cereal) y un aporte de proteína (legumbre, pescado, huevos o carne). Además de fruta fresca o yogur de postre.

Teniendo en cuenta, pues, esta organización del plato tanto en la comida como en la cena, a partir de aquí de lo que se trata es de variar. Por ejemplo, si para la comida sabemos que han tomado canelones de carne picada y ensalada variada, con un yogur de postre; para la cena podríamos preparar un puré de verduras con patata, pescado a la plancha con rodajas de tomate y una naranja de postre.

Si variamos en los grupos de alimentos, a los peques también se les va a hacer más amena la cena. Normalmente no nos apetece cenar algo muy similar a lo que ya hemos comido, ¿verdad? Pues lo mismo les pasa a ellos, en la variedad está la clave, aunque sabemos que, a veces, no es tan sencillo compaginar los menús de toda la familia.

Sabiendo todo esto, únicamente nos queda tener en cuenta un último concepto. La frecuencia de consumo en los distintos grupos de alimentos:

  • Pan, cereales integrales, arroz, pasta y patatas: 4-6 raciones diarias.
  • Frutas: 3 raciones diarias.
  • Verduras y hortalizas: 2 raciones diarias, así pues, una en la comida y otra en la cena.
  • Aceite de oliva: 3-6 raciones (cucharadas) diarias.
  • Leche, yogur y queso: 2-4 raciones diarias.
  • Frutos secos: 3-7 raciones semanales.
  • Legumbres: 2-4 raciones semanales.
  • Huevos: 3-4 raciones semanales.
  • Carnes magras: 3-4 raciones semanales.
  • Pescados y mariscos: 3-4 raciones semanales.

Contrariamente, tenemos de limitar el consumo de carnes grasas y embutidos, dulces, bollería, caramelos, pasteles y otro tipo de grasas, como margarina o mantequilla.

Para que sea más ligera y de fácil digestión, es mejor que la cena no incorpore preparaciones culinarias muy calóricas, como fritos o guisos grasos, y es preferible optar por otras técnicas que necesiten menos grasa, como plancha u horno.

¿Veis que no es complicado, verdad? Si las cenas complementan el menú escolar, podremos alcanzar, al final de la semana, el equilibrio nutricional deseado.

Como idea final, no olvidemos que hay que evitar darles a los peques solo aquello que les gusta. Los niños, al igual que los adultos, tienen que comer de todo (o prácticamente de todo), ya que, a más variedad en su dieta, más equilibrada resultará. 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.