{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Pues cuando la descubras, la esvelta te va a encantar. El cereal de moda se parece al trigo, pero es más nutritivo, y su fibra ayuda al normal funcionamiento del intestino.

Tal vez tu nombre no te resulte (aún) familiar o, por el contrario, si disfrutas descubriendo nuevos productos, quizá ya hayas comprobado que su presencia es cada vez más habitual en los supermercados, en los que su harina y los productos elaborados con ella comparten espacio con los que se obtienen del trigo común. Es el cereal de moda, sí, pero no creas que acaba de descubrirse, porque tiene una larga historia a sus espaldas. ¿Quieres conocerla?

Un antepasado ultraresistente

La espelta es una variedad de trigo (Triticum spelta) que se cultiva desde hace más de 5.000 años y está considerada como el origen del resto de especies de este cereal que conocemos actualmente. En la Edad Media se reservaba para las clases más ricas, pero su cultivo se fue abandonando porque de él se obtenía menor rendimiento. Este hecho, con el tiempo, ha tenido ventajas, ya que no ha sufrido las mejoras o modificaciones a las que ha sido sometida la variedad común y, por lo tanto, produce menos alergias, aunque tampoco es apto para los celiacos, ya que contiene gluten. Otra ventaja es su resistencia tanto a los parásitos como a las condiciones adversas (puede crecer en terrenos duros, con falta de agua o con frío): no necesita fertilizantes ni pesticidas, lo que facilita el cultivo ecológico.

Proteínas de alta calidad

Desde el punto de vista nutritivo, es un alimento energético rico en hidratos de carbono, principalmente de absorción lenta como el almidón. El que contiene la espelta se metaboliza más lentamente que el del trigo común y, por lo tanto, su índice glucémico es bajo (cuanto menor es éste, los niveles de glucosa en sangre se mantienen más estables).. La cantidad de proteínas que aporta se acerca al 15% (frente al 11,5% del trigo común) y estas son de alto valor biológico, ya que contienen lisina, uno de los aminoácidos esenciales, lo que no suele ser habitual en los cereales. Aunque tiene pocas grasas, nos aporta ácidos grasos esenciales que son cardiosaludables.

Cóctel de vitaminas y minerales

Tiene cantidades significativas de potasio, magnesio, cinc, fósforo, hierro, así como vitaminas del grupo B y betacarotenos. Contiene también ácido silícico.

Inclúyela en tu dieta

El secreto está en la harina. Puedes utilizar la harina de espelta en las mismas preparaciones que la de trigo común: en todo tipo de rebozados o en la elaboración de bizcochos, magdalenas, panes y salsas como la besamel. En todas ellas podrás apreciar su agradable sabor a nueces y avellanas, que le aportan los antioxidantes que contiene, que están ausentes en el trigo común.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.