{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Es época de higos, uvas, grosellas, arándanos, moras, granadas…, deliciosos manjares que no sólo animan el estómago, sino que también nos ayudan a ponernos guapas de pies a cabeza. Por eso tantas marcas los incluyen como ingredientes de lujo en sus fórmulas magistrales.

Al llegar la nueva estación, nos encontramos con un mundo vegetal cargado de vitaminas, minerales y antioxidantes. En este artículo te contamos las principales cualidades de algunos de ellos, para que lo tengas en cuenta si quieres mejorar el aspecto de tu piel o tu cabello.

Uva: antioxidante y renovadora

En la actualidad, la uva se ha convertido en un aliado de nuestra piel, gracias a importantes investigaciones que han descubierto que el fruto de la vid tienen propiedades antioxidantes y antienvejecimiento. Tanto es así que la mayoría de las grandes marcas vinícolas españolas está involucrada en el mundo de la belleza, con ofertas cosméticas y/o tratamientos estéticos basados en dichas facultades. El extracto de semillas de uvas restaura la elasticidad de los tejidos y evita inflamaciones cutáneas y alergias. Tiene también propiedades relajantes que reducen el estrés, mejorando la circulación de la sangre y la oxigenación del cuerpo.

Nuestro consejo: bebe zumo de uvas para depurar el organismo. Por otro lado, las pepitas sirven como un exfoliante para la piel, ayudando a activar la producción de colágeno y elastina. Conseguirás mayor renovación celular y, por tanto, más firmeza.

Hongos: calmantes y protectores

Según el Centro Nacional de Información de Biotecnología, los hongos tienen propiedades beneficiosas para la salud. Proporcionan vitaminas C y E, ácido fólico, carotenos, ácidos grasos saludables y flavonoides. Aportan un alivio rápido a las pieles sensibles o con rojeces, evitan la irritación, previenen los signos de envejecimiento prematuros y refuerzan la salud de la piel.

Si sufres problemas de irritación: lo primero que tienes que hacer es mejorar tu alimentación, dormir 7-8 horas diarias, evitar el estrés y utilizar cosméticos que actúen en profundidad para mejorar la superficie de la piel y evitar problemas de sensibilidad y enrojecimiento.

Granada: aporta luminosidad al cutis

La granada es un alimento digestivo, diurético, astringente y depurativo. Para mantener la piel joven, inclúyela en ensaladas y postres de forma habitual. Su zumo es empleado a modo de cosmético natural para dar frescura a la piel del rostro. Úsalo como tónico facial.

Un gesto de placer: limpia eficazmente la piel para recuperar la luminosidad del rostro, purificándolo y atenuando las imperfecciones.

Arándano y mora: contra las células muertas

Son frutos con altas cantidades de antioxidantes, aminoácidos, vitaminas y ácidos grasos esenciales, capaces de neutralizar la acción nociva de los radicales libres. Los arándanos son un ‘superalimento’ que se emplea en la fabricación de productos de belleza, especialmente para la cosmética antiedad y para aclarar las manchas provocadas por la acumulación de melanina.

Aprovecha tus escapadas de otoño para recolectar moras silvestres. Además de incluirlas en tu dieta, estrújalas entre las manos y date un masaje con un puñado de ellas. Su acción blanqueante es rejuvenecedora.

Frescor y luminosidad: conocidos por sus propiedades revitalizantes, estos frutos exfolian las células muertas, limpian y perfuman.

Higo: refrescante e hidratante

Rico en hidratos de carbono y fibra, destaca también por su alto contenido en minerales y vitaminas A y C, con una eficaz acción hidratante y energizante. Actúa eficazmente contra los signos de envejecimiento (tanto del cuerpo como del cabello) y las agresiones externas.

Reservas de agua: es ideal para mantener todo el día una sensación de bienestar corporal y para aumentar visiblemente las reservas de hidratación de la piel.

Manzana y dátil: desintoxicantes y nutritivos

La manzana es una fuente de belleza para la piel. Sus propiedades depurativas han hecho que este fruto sea muy utilizado en cosmética contra los efectos de la polución ambiental. El extracto de hueso de dátil contiene siete sustancias que luchan contra el envejecimiento; entre ellas fitoesteroles, isofalvonas, provitaminas A y vitamina E. Al actuar en sinergia, ambos frutos mejoran las pieles maduras o fotoenvejecimiento.

Depurar y tratar: con el champú de manzana puedes evitar que los residuos ambientales se depositen en tu pelo. El dátil deja la piel del cuerpo joven y jugosa.

Castaña: para una piel flexible y suave

Las propiedades del extracto de castaño son muy variadas, ya que de este árbol se usa todo. La corteza contiene esculina, de potente acción sobre el sistema venoso y la circulación sanguínea, y taninos, astringentes. Las semillas tienen efecto antinflamación. La harina es rica en saponina, por lo que se emplea como reparador de la barrera cutánea. También proporciona suavidad y confort a la pie.

Cítricos: vigorizantes y antioxidantes

Limón, naranja, mandarina, pomelo, lima… Llegan las frutas más ácidas y jugosas de la temporada, con propiedades exfoliantes, aclarantes, antioxidantes, iluminadoras… Son tantas que la industria cosmética las usa sin moderación en productos de pelo, antiarrugas, geles de baño, antimanchas, cremas iluminadoras, protectoras…

Medios de defensa: entre los blanqueadores eficaces de los radicales libres encontramos a la vitamina C, que lucha eficazmente contra los primeros signos de envejecimiento.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.