{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El esquí es uno de los deportes que reporta más beneficios para la salud: al practicarse al aire libre, la sangre se oxigena; mejora la condición física, porque trabaja al mismo tiempo resistencia y potencia, ya que es un ejercicio aeróbico. También ayuda a fortalecer glúteos y muslos. Además, al esquiar se ejercitan casi todos los músculos y se consumen hasta 490 calorías sólo en una hora.

Cómo equiparse

Está claro que vas a sentir frío, así que toca proteger todas las partes del cuerpo con prendas específicas para nieve, que sean ligeras, transpirables y cómodas. No pueden faltar un pantalón y una cazadora impermeables, guantes, gorro y gafas de sol homologadas (esto último es importantísimo). En cuanto a las botas, busca un modelo que sujete bien el pie y el tobillo. Con respecto a los esquíes, elige mejor unos cortos si eres principiante, porque son mucho más fáciles de manejar.

Calienta y estira

Ya sabemos que estás como loco por ser el primero en bajar la pista, pero tómatelo con calma y dedica 20 minutos, antes de empezar, a hacer un completo calentamiento. Empieza por flexionar las piernas y mover el tronco superior. A continuación, moviliza el cuello y gira con lentitud la cabeza. Si te resulta complicado ejercitarte con todo el equipo puesto, una buena solución es dar unos saltos suaves o andar por la nieve.

Y después de esquiar, y antes de salir corriendo a tomar una bebida caliente, estira bien los músculos de las piernas (cuádriceps, gemelos..), y los flexores de la cadera, la espalda y los brazos. Para hacerlo, apoya las dos manos sobre un bastón, separa el cuerpo y baja la espalda hasta tocar con la frente las muñecas (haz 3 series de 10 repeticiones cada una).

Controla que no se queme tu piel

La nieve refleja el 95% de los rayos ultravioletas, con lo que puede causar lesiones en la piel. Utiliza un fotoprotector con SPF alto, mínimo un 20.

Además, la cara es una zona que necesita un plus de hidratación, porque las bajas temperaturas causan rojeces y sequedad. Y lo mismo les pasa a los labios. El frío los agrieta y aparecen esas molestas pielecillas. Para evitarlo, hidrátalos con frecuencia con un bálsamo labial con SPF 30.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.