{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

De la planta melonera, de la familia de las Cucurbitáceas, nace el melón, uno de los frutos de mayor tamaño. Su temporada empieza ahora, en junio, y no se acaba hasta septiembre. ¿Sabes cómo elegirlo, qué propiedades nos aporta y cómo disfrutarlo con platos exquisitos? ¡Te lo cuento!

Escoger el melón

Cuando vayas a comprar melón, te aconsejo que lo elijas maduro si no te quieres esperar a consumirlo. Los melones maduros tienen un sabor dulce que te puede encantar. Puedes saber si el melón está maduro si presionas los extremos y estos están un poco blandos. Si no, puedes consultarlo al dependiente. Si aun así lo adquieres verde, déjalo unos días madurar y ¡solucionado! Para conservar el melón, guárdalo en un lugar fresco y ventilado, y si está abierto protéjalo con un film transparente y mantenlo en la nevera.

Tipos de melones

Es sorprendente conocer y probar todas las variedades que se cultivan: melón piel de sapo, cantalupo, melón amarillo, honeydew, western shipper, eartern shipper, tendral, ananas, galia, crenshaw , earl japonés…  Son muchas, ¿verdad? Aquí en España seguro que encontrarás los dos primeros, ya que suelen ser los más comunes.

Según el tipo, el melón es ovalado o redondo y de color verdoso, amarillo, anaranjado o blanco. Si nos fijamos en su composición, te aseguro que no tiene desperdicio. Es muy refrescante porque un 80-90% de su peso es agua, así que es un alimento muy aconsejable para los meses de más calor. Comparado con otras frutas, el melón tiene un aporte calórico bajo, unas 30 Kcal por 100 g, con apenas grasas y con pocos azúcares. Los minerales que más aportan son el potasio que contribuye al mantenimiento de la tensión arterial, y el magnesio que contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga, además ambos minerales también contribuyen al funcionamiento normal de los músculos. Entre las vitaminas, los melones destacan por su contenido en vitaminas antioxidantes, como la C. Curiosamente, la variedad de melón Cantalupo posee mucha más cantidad de vitamina A y ácido fólico que otros tipos de melón. Estas vitaminas son de gran ayuda, ya que la A es necesaria para mantener las condiciones normales de la visión y la piel y el ácido fólico contribuye a la formación normal de las células sanguíneas.

Las mejores formas de consumir melón

Ahora toca mi parte favorita: ayudar a cuidarte y a alimentar tu sonrisa y la de los tuyos. Para ello, te cuento trucos, ideas y recetas para consumir melón de la forma más sabrosa.

El melón va muy bien para preparar entrantes y postres fríos, ya que a esta temperatura suele apetecer más. Toma nota de mis propuestas:

  • Combinado con jamón o salmón, presentado en rodajas o en un pincho.
  • En ensalada. Se puede combinar con otras frutas (naranjas, manzana…), verduras (berros, zanahoria, apio muy picado, cebollas, hojas de menta fresca…), alimentos con proteínas (huevo, frutos secos…) y/o hidratos de carbono (arroz, picatostes…).
  • Para preparar sopas y cremas. ¿Qué te parecen esta receta de gazpacho de melón con fresas y pétalos de rosa?
  • De postres, simplemente cortado en rodajas o relleno con otras frutas (grosellas, fresas silvestres…).
  • En macedonia, en almíbar, compota o con su propio jugo.
  • En sorbetes y helados.
  • Con té. ¿Te imaginas un té de melón? El melón sólo aportará sabor al té, por lo que podrás disfrutar de una infusión exquisita.

¡Buen provecho y a alimentar sonrisas!

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder