{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

La menta es una de las hierbas más versátiles y apreciadas, tanto en la gastronomía como en la industria farmacéutica. Ya sólo su aroma refrescante, enérgico y algo picante, es estimulante del apetito. Esto supone un buen principio antes de entrar en la cocina, donde participa en forma de hojas frescas o secas.

Origen y valor culinario

Esta hierba, y sus muchas variedades, procede de Asia Central y del Mediterráneo, aunque se cultiva también en África, Estados Unidos y Reino Unido. En la cocina, combina a la perfección con otras hierbas y especias; en Asia acompaña recetas con jengibre y comino, y en Europa se une al eneldo, el perejil y la albahaca. Además, se utiliza mucho en la cocina china e india, especialmente como condimento de salsas y también en la elaboración de vinagretas para ensaladas.

Pero su uso más extendido se encuentra en los guisos de carne y en algunos de pescado. Adereza legumbres, como habas y guisantes, y también es buena compañera de las patatas guisadas y las sopas. En repostería está presente en caramelos, pasteles, chicles, helados y bombones de chocolate y también forma parte de bebidas con y sin alcohol.

Una hierba muy poderosa

Tras la destilación de la menta, el aceite resultante tiene poderes analgésicos y relajantes si se aplica sobre la piel en una zona dolorida o inflamada. Pero, además, los masajes sobre las sienes con este aceite alivian la tensión y las jaquecas nerviosas en personas que padecen estrés. La infusión de menta aplicada en compresas sobre los ojos reduce las inflamaciones oculares. También actúa como desinfectante de heridas.

Curiosidades

*Es muy parecida a la hierbabuena, pero algo más fuerte. Se distingue de ésta en que los troncos tienen un ligero tono rojizo y los de la menta son verdes.

*Griegos y romanos ya utilizaban distintas variedades de mentas para aromatizar las casas o perfumar los baños.

*Los árabes la tomaban en infusiones para camuflar el olor del vino, cuya ingesta estaba castigada

* Las hojas de menta se ponían sobre las tumbas de los faraones egipcios y coronaban las cabezas de los romanos durante los banquetes.

¿Cómo se prepara?