{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Aunque nos guste nuestro trabajo, hay veces que puede llegar a ser realmente agotador. El ambiente negativo, el exceso de responsabilidades o la falta de tiempo pueden producirnos una sensación de agobio que se traduce en lo que denominamos estrés laboral.  No obstante, existen dos tipos de estrés: el estrés positivo, que es aquel que necesitamos para enfrentarnos a las situaciones difíciles y realizar las actividades necesarias de nuestra vida cotidiana, y el estrés negativo, que se produce por un exceso del primero y que puede tener consecuencias no deseadas.

Estas consecuencias pueden ser tanto físicas como emocionales: inseguridad, dificultad para mantener la atención, mal humor, insomnio…  Cuando existe  estrés laboral tanto la calidad de producción en el trabajo como nuestra calidad de vida disminuyen considerablemente. ¿Qué podemos hacer entonces para evitarlo?

8 consejos sobre estrés laboral y prevención

Mantén una dieta sana y equilibrada

Los alimentos contienen nutrientes y vitaminas que nos aportan la energía necesaria para ayudar a enfrentarnos a nuestra jornada laboral. Conviene cuidar nuestra dieta para que sea lo más saludable posible y evitar comidas pesadas, especialmente si comemos en el trabajo, ya que puede hacer que nos cueste luego más volver a nuestras tareas.

El descanso, la clave para evitar el estrés laboral

No hablamos solo de dormir al menos ocho horas diarias, sino de hacer descansos también en el trabajo. Conviene cada cierto tiempo movernos de nuestro puesto e ir a tomar algo, charlar con algún compañero o simplemente levantarte para dar una vuelta y mover así las piernas, especialmente si tu trabajo requiere que pases muchas horas sentado.

Cuando llegue el viernes por la tarde, recuerda dejar las preocupaciones en el trabajo y centrarte en lo que realmente importa: disfrutar del fin de semana y descansar.

No hay mejor terapia que el ejercicio físico

Aunque llegues a casa cansado después de un largo día y solo te apetezca tumbarte en el sofá, es recomendable que saques fuerzas de donde puedas y practiques algo de deporte. El ejercicio moderado nos ayuda a mantenernos activos y a relajarnos, algo esencial para combatir el estrés laboral. Si no tienes tiempo para ir al gimnasio, prueba a volver a casa caminando cada vez que salgas del trabajo o al menos intenta dar un paseo de una media hora hasta la parada de metro más cercana.

Hazte con una agenda para organizar tu semana

Gran parte del estrés laboral se produce por la falta de tiempo y organización. Intenta hacerte un planning semanal apuntando en tu agenda todas las tareas, reuniones y asuntos pendientes que tienes previstos. Visualizar toda esta información nos puede ayudar a repartirnos mejor el tiempo y a evitar que nos agobiemos.

Socializa con tus compañeros

No te aísles del mundo exterior para centrarte en tus propios problemas. Intenta socializar con tus compañeros, probablemente ellos entiendan tus preocupaciones mejor que nadie, por lo que puedes confiar en ellos. Aprovechad vuestro tiempo libre para salir a comer fuera, charlar y despejarte así del ambiente laboral.

Afronta los problemas con seguridad

Si has llegado hasta ahí es porque te lo mereces. Confía en ti y en tu capacidad de actuar y tomar buenas decisiones. No dejes pasar de largo los problemas que puedan surgir: soluciónalos de la manera más rápida posible, de este modo evitarás pensar constantemente en ellos y reducirás la ansiedad que te puedan causar.

Positivismo ante todo

¿Te has dado cuenta de que a veces tendemos a preocuparnos en exceso por algo que luego no resulta ser tan malo como creíamos? No te anticipes a los problemas ni pienses de manera negativa porque solo añadirás más estrés a la situación.

Aprende  a delegar y a decir no

Si tu puesto de trabajo te lo permite, aprende a confiar en quienes te rodean para que te echen una mano. A veces tendemos a sobre cargarnos de trabajo y a querer abarcar tantas cosas que nosotros solos no somos capaces de llevarlas a cabo. No tengas miedo de pedir ayuda cuando realmente lo necesites y atrévete negarte a las peticiones excesivas.

Además de todas estas sugerencias, recuerda también la importancia de disfrutar de tus vacaciones y de apoyarte en tu familia y amigos, no hay nadie mejor que ellos para darte ánimos.  Aprovecha también el tiempo libre para hacer planes relajantes: visita un spa, date un masaje, escápate a una aventura rural… Todo ello puede ayudarnos a lograr nuestro objetivo: deshacernos del estrés laboral.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.