{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

De las fresas ya hablamos en: ¡Fresas, buenísimas y ligeras!, ¡y hoy es el turno de los arándanos!

Teniendo en cuenta que una unidad de arándano pesa, aproximadamente, unos 10g, y que una ración de fruta son unos 200g, con unas 20 unidades de arándanos podemos tener una ración de fruta. Los podemos tomar solos, acompañando a un yogur, con cereales de desayuno o en un rico pastel, por ejemplo. ¡Les dará a nuestros platos un característico y precioso color!

De hecho, el color de esta baya, y el de otras bayas del mismo género, como las grosellas, se debe a unos pigmentos llamados antocianos, de acción antioxidante. Estos pigmentos son los compuestos más característicos de los arándanos. Pero, además, en su composición también destaca su gran contenido en agua, su bajo aporte de energía y su elevada concentración en fibra y vitamina C. Las bayas silvestres y frutos del bosque, en general, tales como frambuesas, grosellas o moras, son buena fuente de fibra y de minerales como calcio, potasio y hierro.

Es en el mes de junio, y hasta finales de año, cuando podemos encontrar los arándanos en su máxima calidad.

¡Disfrutad de su perfumado aroma!

¿Cómo se prepara?