{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Hoy en día, la mayoría de nosotros llevamos una vida bastante activa e, incluso a veces, estresante. Esto hace que nos podamos sentir cansados y deseemos una inyección de energía. ¡Pues bien! Hoy vamos a hablar de cómo recuperar nuestra energía diaria con unos consejos muy sencillos de alimentación y de hábitos de vida saludables.

Empecemos con la alimentación, ya sabéis que este tema es muy importante, ¿verdad? Pues sí, nuestro organismo necesita una entrada constante de nutrientes y energía para funcionar correctamente y esto lo conseguimos mediante nuestra alimentación. ¡Ya veréis qué fácil es! Lo ideal es llevar una alimentación equilibrada y variada, es decir, comer un poco de todo, sin olvidarnos de la moderación. De esta manera, nos aseguraremos de obtener de los alimentos los diferentes nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua) que necesitamos para funcionar ¡a todo gas!

Y es que no existe ningún alimento que, por sí solo, nos aporte todos los nutrientes que necesitamos. Además, como he comentado antes, para sentirnos bien y llenos de energía y vitalidad,  la entrada de alimentos debe ser constante, es decir, debemos evitar ayunos prolongados que nos harían sentir cansados y débiles. Os recomiendo hacer ingestas más pequeñas pero más repartidas a lo largo del día. Podéis hacer entre  4 y 6 comidas al día (por ejemplo: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena), dependiendo de vuestras necesidades, actividad física y horarios laborales.

Otro punto importante, que ya he nombrado, es la moderación. Un truco genial es hacer ingestas más pequeñas ya que, si comemos en exceso, nuestra digestión será más pesada y nuestro organismo tendrá que invertir mucha energía en ello. Esto puede hacernos sentir cansados y somnolientos. ¿Verdad que después de una comilona nos sentimos así?

¡Muy bien! Ahora que ya os he dado algunos consejos sobre alimentación, vamos a ver qué otras cosas podemos hacer para revitalizarnos y recuperar nuestra energía diaria. Seguro que os ha venido a la mente la práctica de actividad física, ¿verdad? Pues sí, hacer algún tipo de actividad de manera regular activa nuestro organismo y nos hace sentir más energéticos y vitales…Y es que la actividad llama a la actividad, ¿verdad? ¡Ponedle imaginación a vuestro día a día para llevar una jornada de lo más activa! Olvidaos del ascensor y subid escaleras, caminad y pasead todo lo que podáis, poneos música y ¡bailad!, daos un descanso y haced unos estiramientos… Conozco a más de una persona que ejercita sus músculos en cualquier lugar (sentados en el trabajo, en el autobús, mientras cocinan, mientras ven la televisión…), podéis hacer, por ejemplo, contracciones de abdominales y glúteos o, si estáis en un lugar más privado, haced sentadillas o ejercitar los brazos. ¿Os atrevéis?

Por último, sólo me queda aconsejaros sobre vuestro descanso diario. No hay  nada mejor que un sueño reparador ¡para levantarnos con toda nuestra energía renovada! Para ello, evitad tomar bebidas excitantes a partir de media tarde, tomad una cena ligera, dormid en una habitación cómoda, con una temperatura adecuada y sin demasiado ruido y llevad una rutina de horarios. ¡Ya veréis como os levantáis como nuevos!

Espero que estos consejos os ayuden a recuperar vuestra energía diaria y ¡disfrutéis a tope de la vida!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.