{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Antes de arrojar un poco más de luz sobre este tema, comencemos por el principio: ¿qué es el colesterol? Se trata de una sustancia de la familia de los lípidos que se encuentra de forma natural en nuestro organismo y que resulta esencial ya que entre sus funciones se encuentra  la de producir hormonas, como el estrógeno y la testosterona, o  la de proteger a nuestras células formando una membrana alrededor de ellas. Aunque los alimentos nos aportan parte de colesterol, la mayoría de esta sustancia la produce nuestro propio hígado.

Los niveles de colesterol se miden en miligramos por decilitro de sangre (mg/dl). Un exceso de colesterol puede hacer que se acumulen depósitos de grasas en nuestras arterias. Debemos procurar mantener el nivel de colesterol HDL alto y el colesterol LDL bajo. Para que no tengas dudas al respecto, a continuación te explicamos cuántos tipos de colesterol existen, a cuál llamamos bueno y a cuál malo y cómo actúa cada uno de ellos.

Diferencias entre cada tipo de colesterol

El colesterol HDL es el que se suele conocer como colesterol bueno, dado que este tipo de colesterol cumple una función positiva para nuestro organismo. El objetivo del colesterol HDL (Lipoproteína de Alta Densidad) es eliminar los depósitos de grasas que se acumulan dentro de nuestras arterias transportándolos al hígado, donde son eliminados y expulsados de nuestro organismo. Mantener un nivel alto de colesterol HDL es esencial para lograr un buen mantenimiento de nuestras arterias y por consiguiente una buena salud cardiovascular.

Colesterol HDL alto

El nivel ideal de este tipo de colesterol es aquel que está por encima de los 35 mg/dl en el caso de los hombres  y de los 40 mg/dl en el caso de las mujeres. Tener un nivel elevado de colesterol HDL nos ayuda a protegernos de las enfermedades cardíacas. Para mantener los niveles óptimos de este tipo de colesterol es aconsejable practicar ejercicio físico y llevar una buena alimentación en la que se consuman grasas saludables.

¿Cómo podemos aumentar los niveles de colesterol HDL?

  • Practicando deporte regularmente, especialmente ejercicios aeróbicos, como la natación, el ciclismo o el running puesto que mejoran la circulación de la sangre. Si no tenemos tiempo para hacerlo, recuerda que caminar treinta minutos al día es suficiente para alejarnos del sedentarismo.
  • Llevando una alimentación equilibrada en la que aumentemos el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, tales como el salmón, el atún, la caballa o las sardinas, por ejemplo.
  • Reemplazando las grasas saturadas por monoinsaturadas y poliinsaturadas, presentes en aceites de origen vegetal, en frutas como el aguacate o en frutos secos como las almendras o las nueces.
  • Alejando los malos hábitos como el tabaco, el sedentarismo o el consumo de azúcares refinados.
  • Disminuyendo la sal en las comidas y en el caso de utilizarla, asegurándonos de que ésta es yodada.

Colesterol HDL bajo

Se considera que el nivel de colesterol HDL en nuestra sangre es bajo cuando éste se sitúa por debajo de 40 mg/dl. Esto tiene como consecuencia una mala regulación de las grasas, que se pueden acumular en nuestras arterias formando placas e impidiendo una buena circulación de la sangre.

El factor genético influye en los niveles de colesterol, por eso es importante prestar especial atención a los niños, sobre todo si se tienen antecedentes familiares. Inculcar en ellos unos hábitos de vida saludable y alejarles del sedentarismo son dos factores vitales para prevenir posibles riesgos.

Colesterol LDL, el colesterol malo

A este tipo de colesterol se le etiqueta como malo ya que cumple la función contraria que el HDL. Esta Lipoproteína de Baja Intensidad transporta el colesterol desde el hígado hasta los tejidos corporales. Su función es necesaria y esencial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo Además de colesterol también transporta las grasas de las que hablábamos anteriormente: aquellas que pueden adherirse a las paredes de nuestras arterias obstruyéndolas. El cuerpo produce de forma natural este tipo de colesterol pero la alimentación, de nuevo, puede influir en sus niveles. Al contrario que con el colesterol HDL, cuántos más bajos sean los niveles de LDL, mejor.

Colesterol LDL alto

Un exceso de este tipo de colesterol se sitúa por encima de los 160 mg/dl, es entonces cuando se considera que hablamos de niveles de colesterol LDL alto en nuestra sangre.

Para reducir los niveles de colesterol LDL debemos seguir unas pautas similares a las que hemos explicado más arriba. El ejercicio físico, la alimentación saludable y la reducción de hábitos nocivos como el consumo de alcohol y tabaco son tres factores que ayudarán a conseguir reducirlo.

Aunque el cuerpo es quien fabrica este tipo de colesterol, existen alimentos que también nos lo proporciona, especialmente aquellos que contienen grasas saturadas, como los lácteos enteros, la mantequilla, algunas carnes, los huevos y los productos que incluyen azúcares refinados en su composición, como la bollería industrial. Por eso es importante que reduzcamos en la medida del posible su consumo. 

Colesterol LDL bajo

Los niveles menores de 100 mg/dl son los que se consideran óptimos, aunque por supuesto, todo depende de cada persona. En algunos casos el nivel deseable de colesterol LDL puede ser incluso inferior a 70 mg/dl, niveles inferiores pueden considerarse Colesterol LDL bajo. Lo importante es procurar que el nivel de colesterol LDL nunca supere los 160 mg/dl.

Colesterol VLDL

El colesterol VLDL también se denomina Lipoproteína de Muy Baja Densidad. Dentro de esta forma de colesterol se incluye el LDL. La diferencia entre este tipo de colesterol con los dos anteriores es que el VLDL se encarga de repartir los triglicéridos, un tipo de grasa que nuestro cuerpo absorbe de los alimentos.

El nivel de colesterol VLDL normal está entre 5 y 40 mg/dl, dependiendo de cada persona. El médico es quien considerará a qué niveles se encuentra alto o bajo y explicará que pautas seguir en cada caso.

Hablando en términos generales, el nivel total de colesterol recomendado es aquel que no supere los 200 mg/dl. Siempre hay que procurar que el colesterol HDL (bueno) se mantenga más alto que el VDL (malo). Vale la pena seguir ciertos hábitos saludables para mantener nuestro organismo sano y controlado.

Danacol, con esteroles vegetales, reduce el colesterol entre 7 y 10% de 2 a 3 semanas con una ingesta diaria de 1,5 a 2,4 g de fitoesteroles. No está destinado a personas que no necesitan controlar su colesterolemia. No recomendado a mujeres durante el embarazo, lactancia ni a menores de 5 años. Consumo máximo de esteroles vegetales 3g/día. Mantenga una dieta saludable con frutas y verduras. Si toma medicación consulte a su médico

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.