{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

La mayor parte de alimentos aportan triglicéridos. Los encontramos tanto en alimentos de origen animal (carnes, embutidos, pescados) como en los de origen vegetal (aceites).

Por otro lado, es el tipo de grasa más transportada por nuestra sangre. Su función es imprescindible para nuestra vida: nos proporcionan energía para realizar nuestras actividades diarias. En caso de no necesitar tanta energía, por ejemplo cuando consumimos más calorías de las que gastamos, los triglicéridos se almacenan en el organismo en forma de grasa. 

Aunque esta grasa sea tan importante, es necesario no sobrepasar los niveles adecuados en sangre para mantener una buena salud. En condiciones normales, se aconseja no superar los 150 mg de triglicéridos por cada dL de sangre. Para controlar sus niveles, se recomienda realizar periódicamente un análisis de sangre, cuando el médico lo considere oportuno.

Si deseas reducir los triglicéridos, procura moderar el consumo de azúcar (de mesa o en postres dulces) y de alcohol, pues un exceso de éstos puede aumentar los niveles de triglicéridos en sangre considerablemente. Asimismo, intenta siempre que puedas seguir un estilo de vida saludable, con una alimentación lo más variada y equilibrada posible, junto con la realización moderada y continuada de ejercicio físico.

¡A mantener los triglicéridos bajo control!

¿Cómo se prepara?