{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comer cinco raciones de frutas y verduras al día. Se les reconocen dos grandes virtudes a estos alimentos: son pobres en calorías y ricos en fibra, vitaminas y minerales. Pero, ¿sabías que es más sano tomar el ajo crudo que cocinado, aunque te encante en sofritos y salsas? ¿O que en una salsa boloñesa casera aprovechamos mejor las propiedades antioxidantes del tomate? La asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN) ha elaborado unas recomendaciones para prevenir la pérdida de nutrientes en las hortalizas y las frutas. En ellas se aconseja pelar y cortar frutas y verduras justo antes de consumirlas o prepararlas, usar tiempos cortos de lavados, emplear métodos de cocción sanos, dejarlas al dente y refrescarlas en agua fría para conservar todas sus vitaminas. Te explicamos cómo tomarlas y por qué.

Mejor cocidos

Zanahoria. Según un estudio del Departamento de Salud Pública de Parma, las zanahorias se deben tomar hervidas porque el cuerpo asimila mejor el betacaroteno, un precursor de la vitamina A.

Tomate. Al natural aporta vitamina C y potasio, pero no se asimila el licopeno, un potente antioxidante que protege a las células de la acción de los radicales libres.

Cebolla. Tanto cruda como cocida es diurética, pero su poder laxante aumenta al cocinarla. Con la cocción también se refuerza la quercetina, un flavonoides con propiedades analgésicas.

Mejor crudos

Espinaca. Es una verdura frágil que pierde muchas cualidades al someterla a altas temperaturas. Es mejor tomarla cruda. De esta forma aseguramos el aporte de vitamina B y minerales. Son mejores las espinacas baby, porque tienen mayor concentración de nutrientes.

Ciruela. Lo recomendable es tomarla fresca o seca (mejor que en compota o mermelada). De esta forma, se evita la pérdida de sustancias antioxidantes y se respeta la vitamina C.

Ajo. Es rico en alicina, una sustancia antioxidante y antibacteriana que se potencia en crudo.

Repollo y brécol.Los compuestos fenólicos (positivos para la salud) son abundantes en estos vegetales. Al cocinarlos, estas sustancias se pierden (en torno a un 70%). Si no te gustan mucho en crudo, hazlos al vapor o escalda unos segundos.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.