{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

La leche, desde la primera hora de vida, supone un sustento primordial para los lactantes, ya que contiene los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo. Posteriormente, la leche, normalmente de vaca, también forma parte de la dieta diaria tanto de los niños como de los adultos. Se trata de un producto imprescindible que nos aporta calcio así como otros minerales (fósforo, magnesio, hierro, zinc y cobre) y vitaminas, especialmente de tipo A, B, D y E. Pero, ¿sabías que la leche no es el único alimento del que podemos obtener calcio? Existen muchos más y se encuentran entre sus derivados.

5 derivados de la leche que nos aportan calcio

Derivados de la leche. El queso

El queso es uno de los principales derivados lácteos, puesto que está elaborado directamente a partir de la leche cuajada, ya sea de vaca, de cabra, de oveja, de camello o de búfala (mozzarella). El queso es un alimento rico tanto en calcio como en proteínas de alto valor biológico, pero también contiene minerales como el sodio y el fósforo, especialmente los quesos curados.

La grasa de la leche es el componente que más influye en el sabor del queso. Hay que tener en cuenta que un queso elaborado a partir de leche entera contendrá más grasa que aquellos procedentes de leche desnatada o semi. Dentro de estos últimos se encuentran los quesos frescos, el queso de Burgos o el requesón, unas de las mejores opciones puesto que contienen menos grasa pero el mismo calcio.

Derivados de la leche. El yogur

El yogur se obtiene a partir de la leche y tiene numerosos beneficios. El principal, al igual que los demás alimentos del grupo de los lácteos, es que nos aporta una gran cantidad de calcio. También vitaminas del grupo B (principalmente vitamina B2) y de vitaminas D y A

Derivados de la leche. La mantequilla

La mantequilla entra dentro del grupo de las grasas, junto a los aceites y a la margarina. La diferencia es que el origen de la mantequilla es animal y no vegetal. Se forma a partir del contenido graso de la crema de leche, lo que la convierte por tanto en un derivado que nos aporta calcio. Sin embargo, su alto contenido en grasa es precisamente lo que le hace situarse en el vértice de la pirámide nutricional, lo que significa que no debemos abusar de su consumo, ya que es una fuente especialmente calórica. Lo ideal es tomarla de manera moderada, como por ejemplo, untada en una tostada a la hora del desayuno.

Derivados de la leche. Los helados

Aunque parezca mentira, este delicioso postre puede suponer una fuente de calcio puesto que se elabora también a partir de la leche y su crema. Cuanto más artesanal y menos aditivos contenga el helado, mejor mantendrá sus propiedades nutritivas. Aun así, cabe destacar que se trata de un producto con un alto aporte calórico, por lo que su consumo, al igual que el de la mantequilla, debe ser moderado.

Derivados de la leche. La cuajada

La cuajada se ha convertido en un postre delicioso y tradicional. Se trata de un producto lácteo elaborado con leche, a la cual se le añade cuajo para lograr su textura. Su valor nutricional, por tanto, es similar al de la leche de la que procede: es un derivado rico en calcio, proteínas y vitaminas A, D y B. Se puede elaborar a partir de leche de vaca o de oveja, pero en ninguno de los dos casos supone un producto apto para intolerantes a la lactosa.

Aunque la cuajada es uno de los postres más ricos en calcio, también podemos incluir dentro de esta lista de derivados de la leche a otros como el flan, las natillas, las cremas o los batidos, puesto que en su elaboración está siempre presente la leche. Sin embargo, sus propiedades nutricionales son menores que los derivados directos que hemos mencionado al principio, como el queso o los yogures.

Los cultivos vivos del yogur o de la leche fermentada mejoran la digestión de la lactosa del producto en las personas con problemas para digerir la lactosa.El calcio contribuye al funcionamiento normal de los músculos.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder