{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¿Cuánto sabe acerca del yogur? Independientemente de si toma un yogur casi cada día o si apenas prueba el yogur, probablemente tenga ideas preconcebidas acerca de este tentempié mundial, y sobre si es bueno para usted o no.

A continuación, analizamos algunas ideas habituales acerca del yogur con la esperanza de desmontar algunos mitos. ¿Está listo para sorprenderse?

Mito 1: «El yogur es principalmente agua, por lo que no tiene mucho valor nutritivo»

Esta afirmación es en parte verdadera y en parte falsa. Si bien el yogur está compuesto en gran medida por el agua de la leche, lo que le da su textura ligera y la capacidad para hidratar, también contiene varios nutrientes.1

Dependiendo de su composición, el yogur es bastante rico en calcio y proteínas, además de contener vitaminas B12, B2 y B9. Estas vitaminas ayudan al organismo a formar glóbulos rojos y a reducir el cansancio.2 En la mayoría de los casos también contiene fósforo3 y yodo, que contribuye a la función tiroidea.4

Además, en un estudio reciente se descubrió que el yogur es igual de rico en nutrientes que otros tentempiés como la fruta, los frutos secos y las semillas.5

Mito 2: «No puede consumir yogur si tiene problemas con la lactosa»

Aunque tenga problemas de mala digestión de la lactosa, existe una gran probabilidad de que el yogur le resulte más fácil de digerir que otros productos lácteos. Esto se debe a que las bacterias vivas del yogur descomponen la lactosa del producto en compuestos más digestibles, lo que hace que sea más fácil de tolerar para el cuerpo.6

ideas sobre el yogur 2 ideas sobre el yogur 2

Mito 3: «Como producto lácteo, el yogur engorda»

El yogur natural, por ejemplo, solo tiene 40 calorías por 100 g, lo que lo convierte en un tentempié muy adecuado para las dietas del que puede disfrutar en cualquier momento del día.

En un estudio incluso se descubrió que las personas que consumían tres yogures a la semana engordaron un 55 % menos a lo largo de un año que las que consumían menos de una ración a la semana.7

Por tanto, el yogur puede ser una gran elección baja en grasas tanto como tentempié como para cocinar. Recuerde que en muchos platos puede utilizarse en lugar de la mantequilla y la nata, con lo que se consiguen resultados más ligeros pero igual de sabrosos.

Mito 4: «Incluso el yogur natural contiene azúcar»

Es cierto que el yogur natural contiene azúcar, pero principalmente es azúcar de la leche (lactosa), que es bastante diferente del azúcar añadido.

No obstante, tenga cuidado si le gusta endulzar el yogur natural. En un estudio se ha demostrado que las personas que añaden azúcar al yogur suelen añadir más azúcar del que contienen los yogures azucarados.8

¿Es ese su caso? Entonces quizá sea el momento de saber cómo personalizar el yogur natural de manera innovadora y sabrosa

Mito 5: «El yogur es aburrido...»

Con tantas posibilidades entre las que elegir, el yogur no es en absoluto aburrido.

Y, aunque el yogur natural es fácil y cómodo de comer tal como es, también puede personalizarlo a su propio gusto. ¿Por qué no intentar mezclarlo con fruta para elaborar una bebida o batido, con frutos secos o semillas para una mejor textura y más vitaminas, o disfrutar de él con los cereales del desayuno en lugar de leche?

Además, hay muchos tipos y texturas diferentes de yogur: batido, cremoso, ácido, o en forma de kéfir, yogur con bulgur, lassi, etc. ¡Usted elige!

Fuentes oficiales

1 French Ciqual 2016
2 https://www.verywell.com/b-complex-vitamins-89411
3 http://umm.edu/health/medical/altmed/supplement/phosphorus
4 https://ods.od.nih.gov/factsheets/Iodine-Consumer/
5 http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/2333794X17698525
6 https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/lactose-intolerancehttps://www.efsa.europa.eu/fr/efsajournal/pub/1763
7 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24695887
8 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26826527

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder