{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Puede que hayas oído que los alimentos fermentados son la última moda gastronómica y puede que incluso hayas oído hablar de sus beneficios. Ahora bien, si piensas en la fermentación, seguro que lo que te viene a la cabeza son alimentos orientales como el *kimchi*, el *kombucha*, el miso o el *tempeh*. Pues deberás saber que hay muchos otros alimentos muy comunes que también se elaboran mediante un proceso de fermentación, entre los que se incluyen algunos tan habituales como el yogur, el café, el vino o la cerveza.

¿Sientes curiosidad por saber cuáles son sus beneficios? A continuación analizaremos una serie de datos que se esconden detrás del movimiento de los fermentados.

Beneficio número 1 de los alimentos fermentados: un sabor delicioso

En muchos alimentos como la col o el tofu, la fermentación crea una gran variedad de sabores, aunque todos compartan una acidez característica.

¿Sabías que sin la fermentación (o, más exactamente, la lactofermentación), el yogur no tendría ese sabor ácido y delicado? A medida que los microorganismos vivos (concretamente el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus) se alimentan de la lactosa presente en la leche, producen ácido láctico, responsable del sabor característico del yogur.

Beneficio número 2 de los alimentos fermentados: su textura

Además de ser los responsables del sabor característico de los alimentos fermentados, los microorganismos vivos (como la levadura o el moho) también son esenciales para lograr la consistencia de estos alimentos. El proceso de fermentación tendrá un efecto diferente sobre la textura en función de los muchos alimentos que pueden someterse a este proceso.

En el caso del *kimchi*, la textura de la col se vuelve mucho más blanda y acuosa como resultado de la fermentación.

En el caso del yogur, el ácido láctico resultante del proceso de fermentación hace que la leche se espese, dotándola de la textura cremosa propia del yogur. De esta manera, tanto la temperatura como el tiempo y el tipo de proceso de fermentación afectan tanto a la textura como al sabor de los alimentos.

Beneficio número 3 de los alimentos fermentados: un proceso de conservación natural

A pesar de que la fermentación es la responsable de que nuestros alimentos presenten un sabor más intenso y una mayor variedad de texturas, tiene también una ventaja que no podemos olvidar: la de conservarlos.

Durante milenios, el ser humano se ha valido del proceso de fermentación para conservar los alimentos para épocas de escasez1. La fermentación impide la proliferación de bacterias dañinas2, ampliando así la vida útil de los alimentos una vez fermentados3.

Beneficio número 4 de los alimentos fermentados: mejor digestión de la lactosa gracias al yogur

Sobre todo si tienes dificultades a la hora de digerir la lactosa, algunos alimentos fermentados como el yogur pueden serte de gran ayuda4.  

En el yogur, los microorganismos vivos y su lactasa ayudan a las personas con intolerancia a la lactosa a descomponerla en el intestino5. Aunque es posible que los síntomas no desaparezcan del todo, hay estudios que indican que pueden ser más leves.

¡Las sorpresas de los alimentos fermentados!

Alimentos fermentados caseros: también son facilísimos de hacer

¿Te tienta la idea de fermentar tus propios alimentos? ¡Pues es muy sencillo! Solo necesitas un bote, agua, sal y un poco de tiempo. La fermentación es un método excelente para conservar un excedente de frutas o verduras frescas de nuestro huerto o que estén de oferta en el mercado. Una técnica deliciosa, natural y muy útil para ahorrar, puesto que nos ayuda a reducir el desperdicio de alimentos.

Fuentes:

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.