{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

La intolerancia a la lactosa es una afectación de la mucosa intestinal con imposibilidad para poder digerir la lactosa  debido a una deficiencia de una enzima llamada lactasa.

La lactosa es un hidrato de carbono o azúcar formado por la unión de dos unidades más pequeñas; la glucosa y la galactosa. La enzima lactasa es la responsable de romper dicho enlace en el proceso de la digestión.

Debido a la deficiencia de la enzima lactasa, la lactosa pasa sin digerir al intestino grueso donde produce fermentación de la flora bacteriana, lo que genera gases (flatulencia), además de otros  síntomas  que aparecen frecuentemente de media hora a dos horas después de consumir el producto lácteo como: distensión abdominal, cólicos abdominales, náuseas y diarreas líquidas. Los bebés o niños pequeños pueden tener un crecimiento más lento de lo normal o bien, una pérdida notable de peso.

El tratamiento de la intolerancia a la lactosa es totalmente dietético: disminuir o eliminar los productos lácteos y aquellos alimentos que contienen lactosa (se utiliza como aditivo en multitud de alimentos manufacturados).

Eliminar los lácteos de la alimentación diaria de los más pequeños puede llevar a una carencia importante de calcio, vitamina D y proteínas de buena calidad. Por esa razón, antes de eliminarlos totalmente se debe probar con una reducción de los niveles de lactosa, generalmente el consumo de hasta medio vaso no comporta la aparición de  síntomas, y consultar al pediatra.

Son más fáciles de digerir los siguientes productos lácteos: los quesos curados, la mantequilla, los productos lácteos fermentados como el yogur, los productos lácteos deslactosados o la leche tratada con lactasa.

 

    intolerancia a la lactosa y consumo de leche intolerancia a la lactosa y consumo de leche

    ¿Cómo se prepara?

    ¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

    Publicar

    Marta Sánchez

    El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

    Responder

    Mónica naranjo

    Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

    Responder

    Marta Sánchez

    El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

    Responder