{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Cuando se habla de la intolerancia a la lactosa muchas veces se tienen ideas poco claras o muchos estereotipos al respecto. ¿Alergia a la leche, intolerancia a la lactosa o dificultades para digerirla? Para esclarecer la cuestión, revisaremos cuatro preguntas que se suelen formular cuando se trata el tema de las dificultades para digerir la lactosa.

Pregunta 1: ¿La intolerancia a la lactosa es lo mismo que la alergia a la leche?</h2>

En la mayoría de los casos, la intolerancia a la lactosa se debe a que el cuerpo no puede producir suficiente lactasa, una enzima que descompone la lactosa y facilita su digestión. La intolerancia a la lactosa puede estar determinada por múltiples causas, como una disminución natural de la producción de lactasa debido al envejecimiento (que suele ser el motivo más frecuente), el síndrome del colon irritable, la enfermedad de Crohn, una deficiencia congénita o una gastroenteritis vírica.

Por ello, se diferencia en gran medida de la alergia a la leche, que es una respuesta del sistema inmunológico ante las proteínas presentes en la leche o en sus derivados1.

Ahora bien, hay quien, pese a presentar los síntomas de la intolerancia a la lactosa, puede que solo tenga dificultades para digerirla. La mala digestión de la lactosa es una forma de intolerancia a la lactosa mucho más común y menos grave, con la que comparte muchos síntomas (como el malestar estomacal) pero que permite mucha más flexibilidad a la hora de consumir lácteos2.

Pregunta 2: ¿Todo el mundo que tiene dificultades para digerir la lactosa presenta los mismos síntomas?

El organismo de cada persona tiene una habilidad diferente para descomponer la lactosa. Por otra parte, incluso aquellos que presentan una predisposición a tener dificultades para digerir la lactosa pueden consumir diferentes tipos de productos lácteos y en cantidades diferentes.

En el caso de la mayoría de las personas que sufren intolerancia a la lactosa o dificultades para digerirla, los síntomas suelen manifestarse transcurridas una o dos horas desde la ingesta de productos lácteos. Los síntomas son muy diversos, pero entre los más típicos encontramos náuseas, retortijones, dolores e hinchazón3.

Pregunta 3: ¿Si se tienen dificultares para digerir la lactosa, hay que eliminar totalmente los lácteos de la dieta?

Puede parecer lo más lógico que una persona con intolerancia a la lactosa elimine dicha sustancia de su dieta. Ahora bien, los lácteos son una fuente fácil tanto de proteínas como de calcio, mineral necesario para mantener unos huesos y dientes sanos4.

Si crees que tienes intolerancia a la lactosa o dificultades para digerirla, prescindir totalmente de los lácteos en tu alimentación te privará de algunos de los nutrientes esenciales que están presentes en estos productos.

Muchas veces, cuando se tienen dificultades para digerir la lactosa, con reducir la cantidad de productos lácteos que se consumen en una comida se podrán limitar en gran medida los efectos adversos. Hay estudios que indican que las dificultades para digerir la lactosa se pueden reducir consumiendo un yogur durante las comidas o bien dosificando su consumo a lo largo del día, haciendo así que la lactosa sea más fácil de digerir5.

Así pues, si no quieres renunciar a los lácteos en el marco de una dieta variada, ¿por qué no pruebas si te ayuda el consumir yogur de forma moderada?

Yogur DANONE: ¿qué es lo que hace que un yogur sea bueno?

El yogur DANONE, compuesto por leche y microorganismos vivos, es uno de los productos estrella de DANONE. Valiéndose de casi un siglo de experiencia en la elaboración del yogur, DANONE utiliza leche y organismos vivos cuidadosamente seleccionados (Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus) para fabricar su yogur DANONE, fuente de nutrientes, proteínas y calcio. El yogur también puede ser un gran aliado a la hora de digerir la lactosa gracias a su contenido en microorganismos vivos. ¡No está nada mal!

Fuentes

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder